La nueva luz del mundo

Tras un mes de desconexión y retiro espiritual, nos crujimos los dedos, y volvemos a darle duro a las teclas de los ordenadores. Durante todo el año pasado, esta sección ha ido dando tumbos por todo el globo, buscando y encontrando artistas de todas las disciplinas y vertientes existentes en nuestra contemporaneidad. Retomamos pues, y sin más dilación, nuestro modus operandi y volvemos a subirnos al avión metafórico para viajar y seguir indagando en las jóvenes y no tan jóvenes promesas del arte contemporáneo mundial.

La primera parada que haremos en esta segunda temporada será Francia, nuestros vecinos geográficos más cercanos y con una mayor vinculación a nuestro país a lo largo de la historia.

Como no podía ser menos, la ciudad que visitaremos para centrarnos y encontrar a nuestro artista de cabecera, será París, la ciudad de las luces y el amor, entre otras miles de cosas claro. Esta gran ciudad de múltiples influencias y trayectorias artísticas, ha engendrado desde siempre una gran tendencia a las vanguardias y “revoluciones” artísticas, tanto en el plano de la técnica como de la conceptualidad.

Pierre-Adrien Sollier, digno fils de France, continúa con la tradición gala y nos presenta una vez más una vuelta de tuerca de los principios pictóricos clásicos desde una nueva perspectiva conceptual.

murakami

Murakami

la joconde

La Joconde

La elevación de los productos mainstream de nuestra sociedad a la categoría de iconos artísticos no es nada nuevo, ya tenemos como antecedentes en el siglo XX a grandes leyendas POP como Andy Warhol, Roy Fox Lichtenstein, Robert Rauschenber y un larguísimo etcétera. Este principio consistía en la utilización de imágenes de la cultura popular tomadas de los medios de comunicación como los anuncios publicitarios, los comic book u objetos mundanos y llevarlos al campo del arte propiamente dicho y entendido en la época.

Bajo esta premisa e influencia histórica, Sollier nos presenta un post-popart del siglo XXI con la añadida diferencia del desarrollo pictórico que lo acompaña. Nos presenta algunas de las reproducciones de las obras pictóricas más conocidas e importantes de la historia del arte, pero con el agregado de la sustitución de la figura humana, y en ocasiones animal, por la del Playmobil.

la persistance de la mémorie

La persistance de la mémorie

Un planteamiento completamente lógico y armónico dentro de los principios que rodea la obra, ya que es la yuxtaposición de dos iconos, separados históricamente, pero con una misma aura pop. Si existe un juguete icónico de nuestra generación, y sí que lo hay, ese es el Playmobil, y es que… ¿Quién de pequeño no jugo con unos Playmobil? Es más, ¿quién no sabe que es un Playmobil? Se hacen conferencias de estos juguetes, ferias, hay coleccionistas que pagan millones por ciertos modelos, y es que… ¿Quién no pagaría millones o iría hasta el museo del Prado para ver y contemplar las Meninas de Velázquez?

Entre sus obras, se encuentran reproducciones como La Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, La Libertad guiando al pueblo de Eugène Delacroix, La Balsa de la Medusa de Theódore Géricault, Acrílico Sobre Tabla de Basquiat, Nighthawks de Edward Hopper, y muchísimos más.

Y es que lo iconos, tal y como pasa con los imanes, en la obra de Sollier se atraen de manera irremediable conformando una obra genuina en su concepto y procedimiento. Una consonancia mágica que hasta el mismísimo Warhol aplaudiría.

Basquiat

Basquiat

nightawks

Nightawks

 

 

 

 

 

 

 

 

 

http://www.solliergallery.com/

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*