ARCO 2016

Como todos bien sabréis, hace escasos días fue el tan esperado y polémico ARCO, y si señores ha cumplido completamente todas y cada una de las expectativas.

Antes de entrar en sus densas y agobiantes profundidades, y sacar a la superficie lo más reseñable y digno de ser contado, hay que decir que esta feria se caracteriza por sus inesperadas performances, sus joyas en la vanguardia artística, y como no, por sus esperpénticas tomaduras de pelo al consumidor.

Para que os hagáis una idea del enmarque en donde se gesta todo, debéis saber que es jodidamente enorme, tanto que si pretendéis ir un solo día no vais a ver (bien) una cuarta/media parte, pues es tan grande su magnitud, que una sensación constante de agobio y ansiedad se apoderará de vuestro cuerpo. Además de sus titánicas dimensiones, su organización en el espacio esta ideada de tal manera que sea prácticamente imposible llevar un orden, pues entre las calles de subida y bajada se conectan entre sí varios pasillos laterales, lo que te hace muchas veces desorientarte y perder el hilo. Vamos un caos absoluto.

Antonio Paucar, Círculo del antiplano, 2009, Galerie Barbara Thaumm, Francia

Antonio Paucar, Círculo del antiplano (2009). Galerie Barbara Thumm, Francia.

Entrando ya en materia artística, decir que es un chute de contemporaneidad en estado puro, con una cierta adulteración que puede generar sobredosis a los menos experimentados en este ambiente. Todas las técnicas y disciplinas imaginables están presentes, desde el tratamiento del pelo para generar “tejidos” y accesorios como la obra de Mona Hatorum o Antonio Paucar, la reconstrucción de una calle con su pavimento con la intervención del alcantarillado de Carlos Garaicoa; el uso del 3D digital, estructuras cristalinas rellenas de gas, grandes murales, grafitis, el embotellamiento de lágrimas, la exposición de gusanos, mucho neón, mucha vela, mucho color y como no, el propio cuerpo humano como obra en las diferentes performances. También no podían faltar las más típicas y clásicas como la pintura, escultura, las telas… Además de darte la oportunidad de ver a grandes maestros como Picasso, Juan Gris, Miró, Dalí…

Hector Zamora, clay bricks, metal bicycle, 2013,galería Luciana Brito, brazil.

Hector Zamora, Clay bricks, metal bicycle (2013). Galería Luciana Brito, Brasil.

El arte corre por todas partes, te rodea y consume, ya no solo en los stands de cada galería, pues entre sus pasillos, los propios consumidores se impregnan de dicha materia intangible y defienden outfits dignos de la Mercedes Benz. Mucho moderneo, mucho bloguer@ de renombre, algún que otro famoso infiltrado y mucho postureo del sano. Hasta la zona infantil (guardería) fomenta el arte haciendo que los niños pinten murales en sus paredes.

Como obras originales dignas de ser reseñadas pudimos ver el XI premio Arcoibeep de arte electrónico, Portrait on the fly de Christa Sommerer & Laurent Mignonneau, donde tú te posicionabas frente a una pantalla llena de moscas en movimiento, y tras pasar un rato frente a ella, estas formaban tu retrato. También se pudieron ver las maravillosas esculturas de Antony Gormiey o Georg Baselitz, las conceptuales obras del brasileño Hector Zamora y el francés Jean-Pascal Flavien, la intervención de un coche por Taravat Telepasand, la desconcertante instalación de Rachel Valdés Camejo y su espacio Composición infinita, donde al entrar en una habitación completamente acristalada con espejos, diferentes gamas cromáticas inundaban la sala, sumergiéndote a ti con él mientras suena un hilo musical muy chill.

Roberto Paradise, way to organize things, 2016

Roberto Paradise, Way to organize things (2016)

También habían muchas tomaduras de pelo al mercado del arte y a ti mismo como espectador, comenzando por la exposición y venta de charcos por el colombiano Felipe Arturo, la ya mencionada exposición de dos gusanos dentro de una camisa, gusanos que al 3º día ya no estaban (presupongo que murieron del estrés), y esto junto a otras cosas muertas que desprendían un irónico olor a melocotón. Megáfonos sobre una tabla de Roberto Paradise o una simple traba que justificaba su arte bajo el nombre de catedral. Un conjunto de obras que sin su adornamiento lingüístico y conceptual no tendrían valor alguno. Estas y muchas otras son las que hacen que haya tanta crítica y recelo al arte contemporáneo, pues es tan fina la línea que separa una cosa de otra que cruzarla es tentador, pues mientras estés protegido por una galería importante sabes que puedes producir auténtica, y en ocasiones hasta literal, mierda; que tu producto será válido y vendido. Pero he de decir que estos casos no eran lo general.

Dejando de lado el arte más convencional, por así decirlo, otro plato fuerte de esta feria son las performances en directo, en concreto dos, en primer lugar la maravillosa y bella performance de Tino Sehgal y John Baldessari, donde tu accedías a una habitación oscura donde no tenías ni idea que estaba pasando dentro, con el tiempo, y a medida que tus ojos se aclimataban a la oscuridad, comenzabas a poder ver y disfrutar de lo que estaba pasando frente a ti. Dos personas completamente desnudas realizaban una compleja y lenta coreografía donde una a una iban realizando las diferentes composiciones de besos de la historia del arte, desde el beso de Klimt, de Rodin, de Cánovas…

Emilio Rojas, Colonial color palet, 2015 galería Josedela Fuentes, España

Emilio Rojas, Colonial color palet, (2015). Galería Josedela Fuentes, España.

Si el año pasado fue el vaso de agua medio lleno el que causó más polémica y del que más se habló, estoy seguro que de la performance que os voy a hablar a continuación será la más comentada, si no habéis oído hablar aún de ella. El autor es Emilio Rojas y su obra se llama Colonial color palet, del 2015. Esta intervención consistía en el protagonista desnudo puesto sobre un palé, y sobre él se iban colocando uno a uno otros con múltiples pigmentos hasta permanecer completamente dentro de la composición encerrado. Ahí permanecería durante 3 horas, expuesto al público como una obra más. Con esto pretendía plantearnos de qué color somos, pues cada uno de los pigmentos representaba una crítica al racismo y la esclavitud humana.

Para ir cerrando esta experiencia, decir que la creatividad y la originalidad de la feria en sí es la protagonista. Una experiencia única e irrepetible que merece la pena vivir aunque al salir acabes vomitando arte contemporáneo y con una sobrecarga mental debido a los sobre estímulos recibidos. Una oportunidad de poder ver en un mismo espacio el arte que se genera en nuestro tiempo en todo el mundo a través de las mucho más de 100 galerías presentes. ARCO sin duda si tiene un adjetivo, ese es sublime.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *