HomeoPlacebología

Boiron se forra con la homeopatía y puede pagar los estudios que la avalan.

Las polémicas del pasado mes sobre la cancelación de un Máster en Homeopatía en la Universidad de Barcelona han reavivado un debate bastante controvertido, y antiguo por otro lado, que no me gusta lo más mínimo.

No me gusta porque al final se habla de salud y sanidad pública, la misma que aprobó la comercialización de estos “medicamentos” (medicamentos según el Ministerio de Sanidad). Se comprende que un medicamento es aquella sustancia que su efectividad está comprobada científicamente. Sí, al igual que los productos homeopáticos, pero la diferencia es abismal.

El efecto de la meditación también está comprobado que puede ser fuente de beneficios mentales incluso físicos, pero no se receta la meditación por prescripción facultativa. También estaría feo que se creara una industria multimillonaria alrededor de la meditación cuando, al final, tú eres el que te sanas a ti mismo. Pues con la homeopatía del mismo modo.

No me puede gustar que se erija una gran fábrica de hacer dinero cuando ese dinero lo hacen con la ingenuidad y el desconocimiento de millones de personas. Animo a los lectores a que busquen los principio de la homeopatía y sus dogmas, sí, sus dogmas; y si pueden estar más de diez minutos oyendo/escuchando sin que los pelos se le pongan de punta o se le genere de manera espontánea un gato en la barriga, contacten conmigo.

homeopatía

Ilustración por Laura Socas.

Y esos dogmas se estudian en universidades de España. Y esos profesionales del credo harán su labor, que me parece aceptable. Lo que no es que se venda que funciona química/inmunológicamente, que tiene una reacción física en el organismo del que lo ingiere.

Es azúcar con una centésima parte de un recinto de 1000 litros cuadrados de agua que estuvo en contacto con el virus de la gripe, con 1 virus. ¿Acaso no es irrisorio? Lo que sostienen es que ese agua, sus moléculas, recuerdan al virus y si lo ingieres es como una especie de vacuna, que actúa en tu fuerza vital.

También mencionar que este concepto de homeopatía, que no ha variado con el tiempo como buena religión. Se acuñó en el siglo XVIII bajo la idea de que “lo similar cura lo similar”. Y que conste que no me meto con las creencias de las personas, son totalmente respetables, sean cuales sean (siempre y cuando no atenten contra los derechos fundamentales), pero no acaba ahí.

Muchas personas por desinformación o información malintencionada declinan la medicina, los medicamentos estandar, los que están sujetos a estrictos controles de seguridad y efectividad, por el recuerdo que el agua pueda tener. Es extremadamente peligroso, ya que puede ser una afección grave, y esta negación a lo que está probado que funciona, puede ocasionar grandes y graves efectos negativos en la salud de las personas que prefieren los productos de pantomima.

Un solo consejo más: cero dramas siempre smile, y cero euros para los vendehumos, siempre salud.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *