En Equipo: Cuando el rio suena, suena a cashflow

Hace bastantes semanas que venimos oyendo bastante ruido procedente de Panamá (sí, el país del famoso canal) en forma de papeles. Papeles procedentes de un bufete de abogados, Mossack Fonseca, que (presuntamente) creaban empresas offshore (fuera del país de residencia, mayormente en paraísos fiscales) para terceros con el fin de pagar menos impuestos de los que se pagarían en el país de origen del cliente.

Hay que aclarar que no ha de ser ilegal tener este dinero en sociedades offshore. Lo que es ilegal es usarlas para, por ejemplo, ocultar patrimonio al fisco de tu país o blanquear dinero. No es ilegal la empresa, sino para que se use

Y no sólo ha sonado en España, país popularmente conocido por la picaresca más zafia, sino en todo el mundo, muchos nombres de grandes patriotas. Pero patriotas de corazón, porque parece que de fiscalidad no. Entornos políticos, empresariales, del mundo de la aristocracia más antigua, de los medios de comunicación. Parece que si no tenías en los 90 una empresa en Panamá, Islas Vírgenes Británicas, en las Seychelles o cualquier otro destino considerado paraíso fiscal, eras un looser.

Nosotros no somos menos, y como vamos a la última y nos anticipamos a nuestros colegas del Confidencial, del Consorcio Internacional de Periodistas y de La Sexta; también queríamos salir en los Panama Papers.

Para más información ver Bukkita de este mes.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *