El muro del Efebo Rubio: Outings Proyect

A veces lo más simple puede generar la mayor de las bellezas

Imaginad que os encontráis en la capital francesa para visitar el Louvre, y en una de las numerosas salas que posee el centro museístico se encuentra el retrato de una joven. Al observarla detenidamente, apreciáis en ella soledad y aburrimiento, relegada la obra a una esquina de la opulenta habitación. ¿Por qué no rescatar a la muchacha de esa metafórica jaula pintada para que conozca el mundo y viceversa? Eso mismo se preguntó Julien de Casabianca (Córcega, 1970) tras toparse con aquella mujer en dos dimensiones, decidiendo otorgarle la libertad que esta se merece a partir de una sencilla fórmula que el arte urbano ostenta entre sus manos: el wheatpaste.

Periodista, cineasta laureado y artista visual, Casabianca puso así en marcha el Proyecto Outings, una miscelánea entre clasicismo y contemporaneidad que no ha dejado indiferente a nadie, ni siquiera al mayor de los ignorantes en la materia. El isleño captó con su objetivo aquel lienzo que plasmaba a la fémina en un estado tedioso, luego imprimió la fotografía sobre papel en unas dimensiones mayores que el original. Recortó la silueta de la misteriosa dama y la transportó a las calles de París a través de la técnica anteriormente mencionada.

El wheatpaste es utilizado por los usuarios del Street Art debido a su mínima complejidad y rapidez, pues no es más que la imitación del proceso emprendido para la fijación de carteles sobre los muros de las concurridas urbes con un fin promocional de lo que en ellos se estampa. Existen colas fabricadas para dicho cometido, aunque esta puede ser elaborada por uno mismo en casa; una solución más económica a partir de agua, harina y azúcar. Solo hay que pender el material celuloso sobre el ladrillo u hormigón mediante dicho adhesivo (casero o industrial) con ayuda de una brocha gruesa o un rodillo.

Outings Project pretende una democratización de las Bellas Artes pertenecientes a centurias ya trascurridas, focalizándose entre los siglos XV y XVIII. Los retratos de personajes ignotos que las colecciones institucionales albergan son arrancados de los parapetos tradicionales para que el común de los mortales pueda disfrutarlos en plena vía pública. Casabianca recomienda obviar obras reconocidas, así como reyes, reinas, el omnipresente Jesucristo y su santa madre, La Virgen María, ya que prefiere centrarse en el anónimo, tanto al respecto del autor/a de la pintura como en la del representado/a.

Anónimo, wheatpaste en el Lower East Side, Nueva York, 2015. Foto outingsproject.org

Anónimo, wheatpaste en el Lower East Side, Nueva York, 2015. Foto: outingsproject.org

Son muchas las personas físicas y los museos que, desde 2015, se han sumado a tal estratagema, permitiendo promover el repertorio artístico de la localidad participante. Desde América, pasando por Europa hasta el Próximo Oriente, ya han simulado el trabajo emprendido por el francés. Insta a los colaboradores a llevar su teléfono móvil al espacio del arte elegido, normalmente el más cercano a sus residencias, para con este fotografiar una de las tantas efigies que en ellos se muestran y conservan. Si estos no disponen de los medios necesarios para costear la impresión, el equipo de Outings Project se encargará de ello egresando la captura previamente enviada, esta vez en forma de papel sobredimensionado, así el interesado podrá repetir el tratamiento debido para su instalación en la arteria urbana seleccionada. Pero hay que ser cautos, ya que deben respetarse los muros de colegios, hospitales o edificios emblemáticos, así como los bajos de viviendas cuyo aspecto y mantenimiento sea impecable, optando por paredes abandonadas y en desuso. El cómplice, una vez colocada la obra, tiene que inmortalizar la hazaña a través de su celular (en horizontal), y remitir la imagen con el resultado a los responsables de Outings Project.

Para que conste el éxito de la campaña, Casabianca organiza exposiciones con las mejores reproducciones −tanto propias como las recibidas por personas ajenas− en museos y galerías de todo el mundo. Jacksonville (Estados Unidos) o Ginebra (Suiza) ya han gozado de tal exhibición. ¿Estará el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife dispuesto a contribuir? Ya está en camino la invitación.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*