Moda: DHL, la camiseta

Desde que Demna Gvasalia entró como director creativo a Balenciaga, la fiebre por Vetements (donde Gvasalia es lider de la firma) creció como la espuma. Una firma que se basa en la estética de la calle y en los años 90 y 2000. Culturas de las que han bebido para crear una firma que, sin duda, nunca falla en cualquier streetstyle de semana de la moda que se precie.

Vetements ha acabado convirtiéndose en objeto de culto. Si el lider de la firma ha conseguido tener las riendas de una empresa como Balenciaga, será porque Vetements tiene un buen producto. Diseños atrevidos, donde la cultura por el streetstyle es todo lo que importa. Aunque a los consumidores lo único que les importa sea estar ante el nuevo objeto de coleccionista, como el Virkin de Hermés o la chaqueta bar de Dior.

Pues aprovechando su reciente y positiva valoración popular han conseguido que la nueva estrella de su colección Primavera/Verano 2016 haya sido una camiseta de la famosa empresa de transportes DHL.

landscape-1459176157-margaret-zhang-vetements

E internet ha hablado. Desde fieles fashionistas que matarían por cualquier cosa que saque la firma (incluso si no la han visto) hasta el real público objetivo: los millenials. Puedo haber visto esta camiseta en mi timeline unas 80 veces en un solo mes.

La locura por una camiseta aparentemente normal ha sido tal, que con un precio de 235€ se agotó a los pocos minutos de salir a la venta (online).

Una camiseta amarilla de algodón con una rotulación en rojo que en Vetements te sale 235€, en Davidelfin te saldría 90, en Zara 15,99 y en Moschino 400. Aquí llega la relevancia. Hacer un producto inspirado en la calle, en la subcultura, en lo mundano de una sociedad, no signfica que deje de ser un artículo para las clases más pudientes.

32B5C75100000578-3517575-image-m-39_1459440819967Pero, ¿cómo una camiseta basada en propaganda de una empresa de transporte puede conseguir tambalear los cimientos de un sector donde prima ser elegante y llevar el producto más caro? Fácil, nos cansamos de todo, y nos movemos por impulsos.

Demna Gvasalia lo sabe, al igual que Jeremy Scott (actualmente director creativo de Moschino) donde ha movido a las masas a través de colecciones inspiradas en Mcdonalds, Barbie o un simple oso de peluche. Referentes de la cultura pop actual, algo asi como Andy Warhol y la sopa Campbell. Conseguir ver en productos vulgares una nueva joya para la firma hace que, esten donde esten actualmente. Al fin y al cabo es total libertad para hacer lo que te de la gana y llevar lo que te apetezca, de eso se trata la moda, aunque luego internet se rompa cuando sale una camiseta que lleva todos los días tu repartidor actual.

En una entrevista, Demna Gvasalia, para el Telegraph dijo exactamente: “Nunca nos pudimos imaginar que iba a tener tanta repercusión. La idea surgió por un tema muy recurrente en mi vida. Cada día oía a alguien decir en el estudio: ‘El paquete no ha llegado, tenemos que dejar de trabajar con DHL’. Es como si la empresa formase parte de mi vida, así que pensé: “¿por qué no forma parte de uno de nuestros desfiles?” aseguró el diseñador.

Y así es como la firma de moda Vetements y la empresa de transportes DHL se han hecho archiconocidas en esta última temporada, aunque creo que la empresa se lo pensará mejor cuando tenga que ceder los derechos de autor a alguna otra firma de ropa, porque estos le costaron a Gvasalia 20 camisetas para el personal de la empresa.

vetements-desfilar-en-la-semana-de-la-alta-costura-de-pars-body-image-1463648703

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*