El misterio del Bosco

Debido a la conmemoración del 5º centenario de la muerte del Bosco, no podemos dejar de hacerle este pequeño homenaje con su obra más admirable El jardín de las delicias. Esta obra no solo es magistral por su contenido, sino por su misterio. Cargada de delirio y mensajes cifrados, nos deja entrever un mundo erótico. Gran parte de este cuadro no cuenta con una explicación, y ni siquiera se sabe su nombre original ni comitente. Por ello os enseñamos algunos de los análisis más generales y a su vez os invitamos a formar suposiciones del significado de la obra.

jardin de las delicias cerradoLa primera incógnita nace con El tríptico cerrado. Una de las teorías es que representa la tierra en su tercer día de creación, otra el diluvio universal. Teniendo al lado izquierdo una inscripción: “Él lo dijo, y todo fue hecho. Él lo mandó, y todo fue creado”. Por lo tanto no se sabe si simboliza la creación pura del universo o el castigo al ser humano.

Pasando a la parte interna en el panel izquierdo encontramos la escena del Jardín del Edén. En primer plano, se observa una escena atípica entre Adán y Eva. Acostumbrados a oír hablar de la creación de la mujer o la expulsión del paraíso por culpa de ella, este caso será más que peculiar, ya que nos muestra como Dios (tras crear a Eva) se la presenta a Adán. Junto a ellos, cómo no, el árbol de de la vida. En el segundo plano observamos el árbol del bien y del mal que acompaña a la fuente de la vida.

El jardin del edenEl jardin del edeniyhvohvDe momento, encontramos signos de paz y sosiego en la primera parte del tríptico, pero debemos fijarnos en la parte más asociada al primitivismo del hombre, los animales. En la parte superior a la derecha, un extraño ser es perseguido por un jabalí enfurecido, y a su lado un león se come a un ciervo. En la charca en la que se encuentran los protagonistas, no dejamos de ver como los animales se devoran entre si. A su vez, hay unos animales que forman alegorías en torno a la mujer y al  hombre. A Eva la vemos rodeada de seres de tierra y agua, símbolo de pasividad y fecundidad; pero Adán será más próximo a los animales voladores, ya que el aire aviva el fuego, siendo un elemento activo.

A su vez, la fuente de la eterna juventud representa un símbEl jardin del edenolo fálico, y bajo esta se encuentran la lechuza y las rocas, los cuales son compañeros del diablo en la iconografía del Bosco. Incluso se ha llegado a comentar que una de las rocas tiene la forma de la cabeza del demonio.

En esta primera parte, por lo tanto, encontramos varios puntos de interés. Para empezar la temática rompe con todo lo establecido en lo que se refiere a pintura religiosa. Es una muestra de cómo en el paraíso no hay paz y reina la lujuria, lo que demuestra que nunca ha existido una pureza en el ser humano. El otro punto será, no solo la violencia de los animales, sino la cantidad de seres oníricos que se encuentran en el cuadro. Podemos observar desde unicornios, hasta perros de dos piernas, pájaros de tres cabezas, mini dragones y, mi preferido, una especie de ornitorrinco con capucha que lee un libro. Uno de los misterios del Bosco es que no se sabe de dónde sacó estas referencias, aunque se puede llegar a imaginar que es la unión de bestiarios medievales con su propia imaginación.

el jardin de las delicias centroLa tabla central es el Jardín de las delicias, siendo un supuesto paraísos en el que la humanidad ya ha cmetido el pecado y cae en una espiral de lujuria y sexualidad, donde la locura se ha apoderado del mundo. A lo largo del cuadro vemos relaciones sexuales heterosexuales y homosexuales, y dichas relaciones eróticas están presentes tanto  en personas como en animales y plantas.

La parte inferior nos muestra como mantienen relaciones las personas con frutas de gran tamaño, alimentándose de ellas en grupo. Esto no solo representa una alegoría sexual, sino a la efimeridad del placer, ya que en los primeros días la fruta es fresca y comestible, pero cae en la putrefacción con el paso del tiempo.

A su vez, muchos humanos quedan atrapados en burbujas, conchas y moluscos siendo un reflejo de que no pueden escapar del pecado.

Debemos destacar la repetición de estanques, los cuales estaban relacionados con la diosa Venus y con ello al placer carnal. Destaca el estanque circular donde dan vuelta hombres desnudos galopando seres fantásticos. Se ha especulado sobre que simbolizan dichas aguas, ya que podría hacer referencia a un baño de pecados, una alegoría al adulterio o un reflejo de la fuente de la eterna juventud.

En el tercer plano habrá un gran lago dividido en 4 canales, los cuales son los cuatro ríos del paraíso terrenal. En estos, flotan grandes globos azules para hacer acrobacias lascivas.

Nada cumple la gravedad habiendo animales y personas en proporciones invertidas y no hay una gran distinción a la hora de representar mujeres y hombres siendo el pecado el modus vivendi.

el jardin de las delicias infiernnoFinalmente, el panel derecho El infierno, tiene una gran relación con la música la cual estaba asociada, cómo no, con el pecado. En el podemos ver opresión y tortura. En el sector superior, vemos como una zona en llamas, lo cual es una obsesión recurrente del Bosco, el cual quedó traumatizado de pequeño al ver su ciudad natal en llamas. Cabe destacar el monstro con boca de gaita, pudiendo ser  una alegoría a la homosexualidad o a la mujer.

En la parte central,  observamos al hombre árbol, el cual pudiera ser un autorretrato del artista. Sobre su cabeza bailan los monstruos, y dentro de él habitan seres. Cabe destacar otro personaje, el cual se dice que es Satanás, representado como Ave. Se encuentra sentado en un retrete, ya que come y defeca a sus víctimas. A su vez, encontramos la presentación de varios pecadores pagando por sus pecados, como la mujer que se mira al espejo, los jugadores de dados y cartas o los bebedores de cerveza.

Sin lugar a dudas es una obra con mucho simbolismo que rehúye de la iconografía tradicional. Por ello, no deja de ser un misterio cubierto por suposiciones y especulaciones sobre su verdadero significado. Es una referencia a un falso paraíso en el que nada es lo que parece. Un mundo al revés, sin gravedad, con bestias mitológicas en el que, en un principio, hay felicidad sin dolor.

Puede haber  una gran carga moralizante en la obra, una cruda crítica a la sociedad corrompida, que sucumbe a los pecados de la vida terrenal, o una referencia de libertad guiada por nuestros impulsos. Al igual que podría tratarse de una sátira hacia la clase alta. En este universo de locura solo cabe analizar hasta qué punto vivimos corrompidos por la sociedad, o es nuestra propia naturaleza original la que nos guía hacia el pecado.

Para saber más de este obra no dudéis en visitar El Museo del Prado del 31 del mayo al 11 de septiembre, donde no sólo podréis ver este cuadro, sino una gran colección del autor en conmemoración del aniversario de su fallecimiento.

A su vez, os recomendamos el recién estrenado documental El Bosco, el jardín de los sueños, en el que historiadores y amantes del arte dan su opinión sobre este misterioso cuadro.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*