Siguiente Pantalla

Estando tan de moda en este 2016 el debate político, los argumentos y las difamaciones, creo que es un buen momento para observar aquellos videojuegos que incluyen directa o indirectamente la política en su lineal.

Siendo ésta remarcada como algo tanto necesario como natural en la sociedad humana, podría deducirse un sistema político de todo videojuego. Sin embargo, hay algo que me sorprende, y es cómo los videojuegos americanos y europeos muestran de forma mucho más obvia esa figura nacional autoritaria que controla el ejército y que suele ser un poco hijo de puta (vamos, que no es un tío dabuti).  En comparación, los videojuegos japoneses son mucho más variopintos, y la figura del monarca comprensible que se toma un cuenco de sopa con su pueblo se repite muy a menudo. ¿Cultura o pura coincidencia?

Final Fantasy XIIUna de las firmas japonesas que más disfruta incluyendo reyes, presidentes, ministros y secretarias dragones es Final Fantasy (F. F.), la cual incluso es capaz de crearte un videojuego en base a movimientos políticos tal y como es F.F. XII. Y no nos olvidemos de los videojuegos de guerra y estrategia, donde una persona decide por la vida de todo su pueblo señalando con el dedo (Age of Empires, Civilization, etc.).

Somos tan estúpidos que hasta el hecho de que te guste más la estética de los elfos de la noche (World of Warcraft) hace que luches por una causa sin plantearte siquiera si es lo correcto. No solo te alías a ella, sino que además sueltas comentarios estúpidos si te cruzas por la calle a otro usuario con una camiseta de la facción enemiga. ¿Juego de roles o realismo social intrínseco?

Teselia Alto Mando - Pokemon

Teselia Alto Mando – Pokemon

Los videojuegos tienen una gran ventaja conforme a todo lo demás, y es algo que comparten con muchas ramas artísticas, el poder de imaginar desde cero. Se puede crear una realidad virtual tan excéntrica que nos haga no solo olvidarnos de que somos humanos, sino de que existimos en una galaxia con unos supuestos límites y unas supuestas cuatro fuerzas fundamentales. Y sin embargo, estamos tan inmersos en los sistemas políticos y en el escalón entre clase alta y baja que hasta en la selva el león es rey.

¿Por qué a Shinra S.A. se le concede el poder de destruir el mundo? ¿Por qué para ser reconocido debes derrotar al Alto Mando? ¿Por qué la Horda es tan estúpida de seguir diciéndole que sí a Thrall? Lo que mamamos en los videojuegos no es más que un reflejo de lo que vivimos en sociedades pasadas o actuales, sin ningún tipo de planteamiento sobre si es o no lo correcto.

Es el momento de plantar en los videojuegos una apertura de mente a nivel político que ofrezca sistemas alternativos de liderazgo en los jóvenes jugadores. Las sociedades humanas son puramente culturales, y aceptamos la realidad en la que hemos nacido sin pensar que cambiarlo no es que esté en nuestra mano, es que es nuestra propia mano. No es tiempo de elecciones, es tiempo de revolución social.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *