El beso más pequeño

“Un cataclismo disfrazado de beso en miniatura. Más poderoso que un ejército de rayos. El beso más pequeño nunca visto. Impacto de luz  luego ya nada. Desaparecida.”

Mathias Malzieu lo ha vuelto a hacer. Sin lugar a dudas el francés se ha convertido en el líder del realismo mágico de nuestros tiempos y lo reafirmamos con su cuarta novela, El beso más pequeño.

libro-el-beso-mas-pequenoTodo empieza cuando el protagonista, besa por una milésima de segundo a una desconocida provocando que está se vuelva invisible. El único recuerdo al que puede aferrarse es una melodía asmática en re menor de sus pulmones, lo cual utilizará como si de una huella dactilar ser tratara. El protagonista decide que debe buscarla, no sólo por desvelar el enigma, sino porque definitivamente ella es capaz de reparar su corazón. Para ello no puede recurrir a un detective con técnicas clásicas, sino a uno especializado en lo  extraordinario. Junto a este contemporáneo Sherlock Holmes habrá, cómo no, un fiel sabueso, el Loro Elvis. Este funciona tan bien como grabadora, capaz de reproducir cualquier orgasmo que haya escuchado, recitar poesía para cautivar a su amada e incluso retransmitir con exactitud un constipado. Pero nuestro protagonista no sólo se debe a sus aliados, sino a sus dotes como inventor de lo increíble, llegando a crear el mismo sabor del beso con un bombón. Es así como intentará encontrar a la chica invisible. Pero, ¿cómo es amar a alguien que no ves?

Sin lugar a dudas, nos hallamos ante una novela cargada de surrealismo tanto en su trama como en sus personajes. Malzieu nos da la inocencia loca de Roal Dahl, con una estética burtoniana. A su vez, regresa al optimismo de su obra maestra La mecánica del corazón, con una prosa poética que enamora y figuras literarias imposibles. Es posible que nos enseñe cuánto dura un instante y acierte con exactitud el peso de las dudas. Este sueño del autor llega al romanticismo no por su trama centrada en el amor, sino por su forma cautivadora de escribir, que sin lugar a dudas nos sacará más de un suspiro.

Ha creado una oda a lo imposible donde se puede hallar lo inexistente si tus acciones para ello son excepcionales.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*