No más té con pastas

Michael Dean, Anthea Hamilton, Helen Marten y Josephine Pryde ¿Qué tienen en común? Son artistas y vienen a romper con todo.

En la plácida Inglaterra del siglo XIX un atrevido William se conforma como artista controvertido a su tiempo. La pintura de paisaje es elevada a límites insospechados, y aunque en aquel momento era toda una revolución, no tenían ni idea de lo que somos capaces en nuestros tiempos.

En el conjunto museístico londinense Tate Britain obras de Kandinsky, Constable y Miró conviven con un trasero de 10 metros, metales cotidianos con formas imposibles, un mini tren que nos hace un sorprendente recorrido y un desafío visual a las formas que acostumbramos ver. Sí, estos son los premios Turner.

Como cada año, y desde 1984, Reino Unido celebra este certamen siendo el más esperado para los artistas de arte contemporáneo. Desde el 27 de Diciembre, los cuatro nominados compiten por dicho premio que se compone de 25000 libras y una fama de escándalo.

lichen-libido-chastity-de-anthea-hamilton

Lichen! Libido! Chastity! de Anthea Hamilton

Anthea Hamilton, una vuelta al fetichismo sexual surrealista más puro. Nominada en esta edición por su obra ¡Liquen! ¡Libido! ¡Castidad!, es sin lugar a dudas la más llamativa para el público. Originalmente situada en el Sculpture Center de Nueva York, fue nominada y llevada a Inglaterra, añadiéndole consecutivamente la palabra London en el centro. Contiene un alto nivel provocativo y supone una experiencia visual muy chocante a priori. Pero al admirarla detenidamente se observa que es una puerta. Ya el italiano Gaetano Pesce, planteó esta idea aunque pretendía que la puerta abriera los glúteos mientras  Hamilton los dejara estáticos. A ello debemos añadirle un discurso en pos de la efimeridad de la existencia humana y su vulnerabilidad. Aunque sin lugar a dudas en lo que más insiste Hamilton es que es un homenaje directo al asesinato de Paolo Pasolini.

Michael Dean expone Sic Glyphs y Violence, tratándose de una metamorfosis de lo cotidiano. Como si de Magneto se tratase manipula los metales de nuestro día a día como nuevos objetos. Es así como fórmula un rebautizarse del concepto base que le damos a las cosas, transformando persianas en formas inusuales y conformando formas al lenguaje. Sin lugar a dudas, puro ready-made en honor a Duchamp.

sic-glyphs-de-michael-dean

Sic Glyphs de Michael Dean

Eucalyptus y Lunar Nibs son las presentadas por Helen Marten. Una ruptura con la imagen figurativa y un desafío al significado. Invita a la interpretación de las formas que nos devuelven a los años 60. Un trabajo escultórico hecho a mano que atrae por su innovación.

eucalyptus-let-us-in-helen-marten

Eucalyptus let us in de Helen Marten

Y, finalmente, Josephine Pryde con Lapses in Thinking by the Person I am. Sin lugar a dudas la presentación más figurativa con una experiencia visual a través de la fotografía pero con un alto contenido simbólico. El espectador sube a un pequeño tren para recorrer la sala, siendo una ardua crítica al mercantilismo del mundo del arte. Es mercancía aunque, también seducción. La gran burbuja del arte contemporáneo.

lapses-in-thinking-by-the-person-i-am-josephine-pryde

Lapses in thinking by the person I am de Josephine Pryde

Camas desechas, cuadros de excrementos de elefante, tiburones en formol. El Tate Britain supone una barrera con el  mundo real cuando da paso a los nominados al premio Tuner. Quizás  este año nos encontramos con un diálogo más maduro pero más sutil en sus provocaciones, aunque, ¡hagan sus apuestas! Quizás es verdad el dicho: “las opiniones son como culos”.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*