Larry Clark y la eterna adolescencia

La única razón por la que hago fotos es porque no encuentro otras iguales en ninguna parte y tengo la necesidad psicológica de ver estas imágenes. ¿Por qué hacerlas si ya existieran?”

Larry Clark es un amante de la cultura de los niños perdidos. No tiene la inocencia de Wendy y Peter Pan, pero a lo largo de su vida su leitmotiv parece haberle mantenido vigoroso y desenfadado. Quizás se ha sumido en una eterna adolescencia al permanecer tanto tiempo retratándola. Su cámara atrapa con naturalidad las escenas de sexo y desnudos, siendo estos partes de su sello junto a aspectos tan crudos como la violencia y el consumo de drogas.

larry-clark-fotografiado-por-helmut-newton

Larry Clark. Fotografiado por Helmut Newton

Su primer contacto con la cámara fue a los catorce años cuando ayudaba de manera forzosa a su padre, quien se ganaba la vida como fotógrafo infantil. No obstante, no fue hasta los dieciocho cuando comenzó a estudiar formalmente fotografía con su ingreso en la escuela de arte de Layton en Milwaukee. De esa etapa cita como gran influencia al fotógrafo Walter Sheffer, quien le enseñó “a mirar de verdad y a fotografiar el drama de la vida”. Clark deseaba contar historias, ser un narrador. Fue entonces cuando emprendió la labor de contar una historia hasta entonces olvidada, la suya propia junto a sus amigos. Tras su regreso de Milwaukee corrió a reencontrarse con sus amigos, cámara en mano, dispuesto a comenzar su aventura.

tulsa-1971

Tulsa, 1971

Tulsa fue la obra que supuso la culminación de su trabajo. Este libro de fotografía lleva el nombre de la ciudad norteamericana donde se crio su autor. Su contenido recoge el fruto de diez años documentando momentos irrepetibles. En ellas podemos encontrar retratos de jóvenes pinchándose heroína, armas de fuego, varias personas manteniendo relaciones o progenitores negligentes que consumen drogas junto a sus bebés. Las fotos son sórdidas imágenes en blanco y negro de los adolescentes que le rodeaban y la paupérrima situación en la que se encontraban. Muchas de las personas que aparecían ya habían fallecido cuando se publicó el libro.

Larry no tardaría en mudarse a Nueva York. En esta nueva etapa publicaría su segundo libro, Teenage Lust (1981), que sería aún más crudo que su predecesor. Años más tarde decidiría empezar con un nuevo proyecto, en esta ocasión cinematográfico. Hasta entonces las películas de Hollywood apenas mostraban adolescentes que Clark considerase reales, por eso decidió que su película se realizaría desde dentro.

Un día, mientras patinaba, conoció a tres skaters que se convertirían en grandes estrellas. El primero era Harmony Korine, que con sólo diecinueve años escribió el guión de la Película Kids. Los otros eran Leo Fitzpatrick y Justin Pierce, quienes protagonizarían el film. Fitzpatrick había dicho que sólo practicaba sexo seguro, sin preservativo pero con vírgenes. De ahí surgió la idea para el argumento de Kids.

kids-1995

Kids, 1995

Una segunda etapa del artista comenzaría con el estreno de Kids en 1995. Esta película entre la ficción y el documental muestra el día de un grupo de jóvenes que tienen sexo a todas horas y no tienen reparo en experimentar con todo tipo de drogas. Jennie descubre que tiene VIH y sólo ha mantenido relaciones con Telly. Por su parte, Telly trata de desvirgar a todas las chicas que puede y de ahí su apodo, el cirujano de vírgenes. Jennie tratará de llegar hasta él a lo largo de la película. La polémica estaba servida ya que, además de su temática no apta para todos los públicos, la mayoría del elenco eran menores de edad.

Sus siguientes películas más destacadas fueron Another Day in Paradise (1995), Bully (2001), y Ken Park (2002).

En Another Day in Paradise vemos como como dos drogadictos se convierten en mentores de una joven pareja a la que llevarán en un viaje por las infinitas carreteras al más puro estilo Road Movie.

Por su parte, Bully trata de la historia de un matón de instituto que acaba siendo víctima de un grupo de amigos que deciden matarlo. Se trata de una película basada en hechos reales y el propio Clark se mudó al lugar donde tuvo lugar el asesinato para profundizar más en el suceso. La historia muestra cómo una multitud es capaz de realizar actos terribles que individualmente jamás se plantearían hacer. También el papel de unos padres que le dejaron demasiada libertad a sus hijos e hijas, lo que les lleva a desarrollar sus propias reglas.

“Ken Park dejó a su chica embarazada. Trabajaba en un puesto de perritos calientes.” Esto es de lo poco que sabemos sobre el personaje que da título a la película junto a la primera escena, donde se sienta en un skatepark, enciende una cámara y se vuela la cabeza. En este drama veremos perfectamente la esencia del trabajo de Clark: adolescentes sumidos en un mundo hostil muy lejos del sueño americano que trataron de venderles. Encontraremos personajes con la afición de asfixiarse mientras se masturban, abusos sexuales en el seno de una familia, tríos apasionados… Todo esto acompañado escenas de skate y rock. Clark no trata con profundidad las causas que llevan a los personajes a comportarse de la peculiar manera en que lo hacen, simplemente busca plasmar los hechos.

Ken Park, Kids y Bully podrían componer una trilogía en la que se muestra la cruda vida de los adolescentes. Olvidados, y muchas veces odiados, ellos simplemente tratan de sobrevivir a las circunstancias que les han tocado y sin desearlo se ven formando parte de ella.

ken-park-2002

Ken Park, 2002

Sin duda, el trabajo realizado por Larry Clark no ha quedado indiferente y se puede decir que varias son sus aportaciones al arte contemporáneo, que puede observarse en las influencias de trabajos como los del director Gus van Sant, quien incluyó Tulsa en los créditos de la película Drugstore Cowboy como influencia o Martin Scorsese en Taxi Driver; aunque sin duda su sucesor podría ser Harmony Korine, fiel heredero de su estilo. También vemos como beben de su obra películas como Dreamers, o la serie Skins, clásico retrato del drama adolescente.

colaboracion-de-larry-clark-con-supreme-por-el-xx-aniversario-de-kids

Colaboración de Larry CLark con Supreme por el XX aniversario de Kids.

Finalmente hay que reconocerle el mérito de visibilizar la cultura skate y llevarla a las grandes masas, haciendo que los skaters empezasen a gustar. La marca Supreme celebró el 25 aniversario del estreno de Kids colaborando con el director en una colección de ropa y tablas de skate que recogen fotogramas de la película.


Fuente: Rodríguez Hernández de León, A. (2015). Larry Clark: Un retrato audiovisual de la juventud americana contemporánea. Sin Publicar.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*