Bendita semana, santa

Sol, playa, sofá, tinto de verano -en primavera sí-, parques, familia. Para mucha gente también es adelantar trabajo, estudiar, aprovechar para practicar hobbies o ponerse manos a la obra con cosas que deberían estar y no están. Es incienso, multitudes, ídolos de madera, ropajes anacrónicos, lágrimas, velas y brilli brilli. Es música, drogas, sexo, amigos, festivales; un no parar. Para otros, simplemente, una semana en la que las obligaciones se posponen casi sin fin para dar paso al hedonismo más basto.

Foto por Victor Jorge

Foto por Victor Jorge

El domingo 16 de este mismo mes -abril- hará 1.984 años de la presunta resurrección de Jesucristo. Después de que el Sanedrín de Jerusalén allá por el año 33 hubiera sentenciado -instruía el caso Poncio Pilato-, flagelado y finalmente crucificado en el Gólgota (Jerusalén); el condenado a muerte y finalmente muerto, Cristo, vuelve de entre los muertos tres días después. Se celebra en la actualidad esta fecha porque, según el best seller por excelencia, “El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28). Se recuerda por los católicos como un sacrifico expiatorio: Cristo murió por salvar a muchos.

No fue hasta 292 años después (325 d.C.) que la Iglesia católica decidió conmemorarlo. Se acordó en el Concilio de Nicea I (actual Turquía), entre otras muchas cosas, estandarizar la fecha de la Pascua, perpetuándose hasta la actualidad. Casi veinte siglos después, cristianos y aconfesionales, gozamos de una semana que prácticamente carece ya de sentido, y lo hace por la propia naturaleza anual de la fiesta.

Foto por Victor Jorge

Foto por Victor Jorge

Animo a creyentes, incrédulos y científicos a reflexionar sobre estos hechos -los pasados y los presentes- a través del prisma crítico. También animo a la aplicación de crema solar, no dejar los encargos de cualquier índole para los últimos días y a moderar el consumo de cualquier tipo de drogas. Sí, el alcohol también es una droga.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*