Chuck Palahniuk

Tyler Durden, interpretado por Brad Pitt en El club de la lucha (1999), de David Fincher.

Tyler Durden, interpretado por Brad Pitt en El club de la lucha (1999), de David Fincher.

Su estilo es muy característico y se le suele incluir, junto a autores como Bukowski, en lo que se denomina el realismo sucio (dirty realism). Descripciones sórdidas de temas políticamente incorrectos de forma minimalista y ceñida, de tal manera que es más bien el contexto el que nutre de significado a la obra. Sus oraciones son como las formularía al hablar una persona ordinaria; con frases cortas y un vocabulario limitado. También es frecuente que se repitan algunas frases a modo de estribillo a lo largo del mismo libro e incluso es posible encontrar algunos de estos estribillos encajados con maestría en otros libros del escritor.

Respecto a su vida personal, no es del tipo de persona que disfrute abriéndose a los periodistas y fans para que naveguen a través de ella. No obstante su historia tiene cierta simetría con temas que ha tratado en sus libros, pero no os engañéis, no tiene intención de escribir sobre su vida. En una entrevista  para 20Minutos (2010) dijo: “La primera pulsión cuando quieres ser escritor es contar tu propia vida. Pero eso siempre termina siendo aburrido, porque es muy limitado. Una sola vida no vale: Tienes que extender las redes de tu percepción y contar más cosas”.

El club de la lucha, David FIncher 1998

El club de la lucha, David FIncher 1998.

Algunos de esos hitos en su vida podemos encontrarlos en su participación en voluntariado, grupos de autoayuda y acompañando a enfermos crónicos durante sus últimos momentos. En El club de la lucha, el protagonista comienza a hacer turismo por este tipo de reuniones porque le ayudan a vencer su insomnio. Por otro lado, en esta misma película vemos la creación de un grupo terrorista conocido como El proyecto Mayhem. Este grupo fue inspirado  por su participación en la Cacophony Society, un colectivo que nació por la necesidad de sus integrantes de buscar experiencias alejadas de la cultura predominante e institucionalizada mediante la subversión, el humor, la literatura y el arte. A esto hay que sumarle el asesinato de su padre, evento traumático que influyó mucho en Palahniuk, quien de cierto modo refleja en la novela Nana la responsabilidad de tener el poder de quitarle la vida a una persona. En el libro aparece una antigua nana africana que parece estar causando muertes súbitas a las personas que la escuchan. En su vida real el escritor formó parte en el proceso judicial por el que el asesino de su padre fue condenado a pena de muerte. Por último antes de fallecer su madre Chuck pasó tres años visitándola al hospital, algo que recuerda a la situación de la novela Asfixia, publicada nueve años antes, donde el protagonista visita con frecuencia a su madre a la residencia que éste pagó a costa de dejar su sueño de convertirse en médico.

You may also like...

1 Response

  1. 19/04/2017

    […] click aquí para seguir […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*