La reutilización y el reciclaje de los espacios urbanos

Tropi

Los desechos es uno de los principales problemas ambientales a los que se enfrenta nuestro planeta actualmente. Todos fuimos testigos, directos o indirectos, de las impactantes fotografías que nos llegaron este verano desde la República Dominicana, donde muchas de sus playas estaban infestadas de residuos y desperdicios humanos.

En esta sociedad consumista, en la que todo el mundo es partícipe (¡nadie se salva!), no nos damos cuenta de la cantidad de productos y de cosas que compramos sin parar, a veces hasta innecesariamente. La funcionalidad se ha perdido, dando rienda suelta al consumo por el propio consumo.

Playa de Republica Dominicana. Julio del 2018.

Playa de Republica Dominicana. Julio del 2018.

Pero es verdad que a medida que han pasado los años el reciclaje se ha convertido en un estilo de vida que va más allá de separar la basura en unos simples cubos de colores. Los desechos ya forman parte de nosotros, incluso del arte, de la arquitectura y del diseño. Sabemos que muchos artistas han encontrado la fuente de inspiración en la propia basura, convirtiéndose de este modo en su materia prima, para posteriori venderse en el mercado o simplemente para exponerse. Conocemos algunos casos significativos como el de Iván Alonso (artista canario, ya entrevistado en esta revista), que como él mismo define crea piezas únicas enmarcadas en el diseño y la decoración realizadas a partir del material de derribo. Art is Trash, quien realiza obras a partir de los propios desechos encontrados en la calle, creándolas in situ. Sus piezas duran lo que tarda el basurero en recogerla, arte efímero; o el curioso caso de Bordalo II (Artur Bordalo) quien trabaja la metáfora medioambiental, mezclando el grafiti y la escultura a partir del, ya tan antiguo, collage. Un collage que utiliza como elemento principal la basura. Tan importante son los desechos en la actualidad para el mundo del arte, que incluso tenemos festivales internacionales como el Drap- Art (Barcelona), que se ha reafirmado como una plataforma emergente de artistas, artesanos y diseñadores que se mueven gracias a los desechos.

Siempre hemos valorado y aplaudido estas iniciativas, olvidándonos de otras no menos importantes, como la llamada Refunc, otro gran ejemplo de como los materiales residuales pueden tener una segunda y larga vida, una manera de reciclar diferente.

Refunc es una fábrica de creación que trabaja con la idea de que todo puede utilizarse. Se encuentra en Holanda, Países Bajos, uno de los países pioneros en el reciclaje. Opera en los territorios del diseño, el arte y la arquitectura, creando nuevos espacios urbanos, reconstruyendo tanto el interior como el exterior, pero todo bajo el tratamiento de la basura.

Kultflux, Lituania 2008. Refunc.

Kultflux, Lituania 2008. Refunc.

Este laboratorio experimental, como ellos mismos se definen, no protesta directamente por este problema, solamente recicla, pero de una forma muy distinta a la que hemos observado en los casos anteriores. Lo hace resolutivamente, es decir, proporciona una segunda vida a los materiales que comúnmente nos encontramos en los vertederos. Rediseña los objetos, los convierte en nuevos y además los ubica en lugares que han sido descartados por la propia sociedad, recicla también el emplazamiento, lo rehabilita y lo optimiza. La basura vuelve a formar parte de la sociedad, pero no como tal, sino como objeto de diseño.

Kultflux, Lituania 2008. Refunc.

Kultflux, Lituania 2008. Refunc.

Si pensamos en dar un paseo a las orillas del río, puede parecernos una idea fantástica, incluso romántica, pero los habitantes de Vilna (capital de Lituania) no lo veían así.  Debido al pavor que tenían a los flujos del agua, los lugareños rara vez utilizaban los espacios fluviales como zona de esparcimiento público, así que Refunc entró en combate. Reactivó la zona, las orillas y los paseos, pero ¿cómo lo hizo? Utilizaron los tanques procedentes de la industria alimentaria, construyendo una estructura principal lo suficientemente estable como para poder caminar sobre ella. Por la noche el río se ilumina, la propia instalación acuática contiene luces de colores, danto un aspecto mucho más acogedor a ese rio tan gélido. Nada detiene a Refunc, ningún tipo de material, emplazamiento…

Otro de los curiosos proyectos es Modular Seating. Se localiza en una plaza, una instalación urbana realizada para el disfrute del transeúnte. Está conformada, como su propio nombre indica, por asientos modulares. Para este proyecto utilizaron 150 losas de hormigón (las mismas que se utilizan para pavimentar el césped), apiladas unas a otras. La plaza destaca por el color gris, así que Refunc aporta un toque de luminosidad al ambiente gracias a la utilización de la madera en los propios asientos, además reinventa pequeños espacios para la colocación de zonas verdes, dando un aire más cálido al emplazamiento. Esta plaza fría y desértica se ha convertido en un lugar donde las interacciones humanas cobran vida.

Otro de los grandes colectivos que ha investigado sobre las posibilidades creativas derivadas de los desechos es Basurama. Con base en Madrid, ha realizado más de 100 proyectos estudiando los formatos de la basura y empleándolos en espacios, muchas veces dejados por la mano de Dios. Un equipo compuesto por arquitectos, diseñadores, y diseñadores gráficos fue el encargado de desarrollar proyectos como el Autoparque en Maputo.

Autoparque en Maputo. Noviembre de 2013. Basurama.

Autoparque en Maputo. Noviembre de 2013. Basurama.

Mafalala es uno de los barrios más populares de Maputo (Mozambique). Debido a la participación en el Festival de Mafalala, Basurama han reconstruido un espacio destinado a los niños, un parque infantil que se encuentra justo al lado de la propia escuela de la ciudad. Los alrededores de dicha institución carecían de cualquier tipo de mobiliario e instalación así que, a partir de la utilización de neumáticos y palets, construyeron un  parque para niños, un espacio duradero en el tiempo, divertido y reciclado.

Autoparque en Maputo. Noviembre de 2013. Basurama.

Autoparque en Maputo. Noviembre de 2013. Basurama.

El desarrollo de estos espacios multidisciplinares, destinados a la realización de actividades culturales, encuentros; sería mucho más fácil con la intervención de los gobiernos en cada uno ellos, dado a que son organizaciones sin ánimo de lucro que utilizan la sílaba “RE” como ideología: REDUCEN, RECICLAN, REINAUGURAN y REHABILITAN para, finalmente, RECELEBRAR la creación de algo beneficioso para todos nosotros. Pero desgraciadamente nos encontramos con la soberbia y la avaricia de muchos políticos que viven en otras galaxias, galaxias alejadas de la realidad sociocultural, galaxias donde el dinero es el nombre propio de su dios venerado.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*