ARCOMadrid 2019 saca pecho y obtiene los mejores datos de su historia

Otro año más ARCO se reinventa así mismo y apuesta por las nuevas creaciones contemporáneas más rompedoras y vanguardistas del panorama internacional (o al menos las que se lo pueden permitir).

En esta nueva edición, con un total de 208 galerías de 29 países (160 galerías en el Programa General), el país invitado fue Perú, que pasó sin pena ni gloria por la edición. Sobre esta convocatoria hay varios puntos a destacar, en primer lugar que, a diferencia de años anteriores, la feria ha obtenido los mejores datos de la última década, tanto en número de visitantes, pues según datos de la propia organización se ha producido un aumento del 8% de visitantes profesionales, y un esperanzador 3% de asistentes que superó los 100.000 a lo largo de los cinco días que duró, situación que o bien refleja un aumento del interés de la sociedad por consumir arte contemporáneo o del postureo más tendencioso de la semana.

'Ojos azules', 2018. Andrés Pereira Paz. Foto: Alex Leto.

‘Ojos azules’, 2018. Andrés Pereira Paz. Foto: Alex Leto.

El segundo punto clave a destacar es que, a pesar de que la presencia de Perú en la feria, no dejó mucha huella en el conjunto. Hay que señalar que sí aportó una inyección de capital a las galerías allí presentes, pues atrajo a un gran número de grandes coleccionistas de Latinoamérica, así como directores de museos americanos como New Museum, Nueva York;  Chelsea Art Group,Nueva York; Meadows Foundation, Dallas; Tate Americas Foundation, Nueva York; Metropolitan Museum of Art, Nueva York; o PIA (Partners in the art), Toronto, según contó en su despedida como director de ARCO, Carlos Urroz.

Ha sido un año de mayúsculos beneficios en lo que a ventas se refiere, el mejor desde hace décadas, pues muchas galerías han colgado el sold out en sus stands, algo inimaginable el año pasado. Algunas de las obras que volaron de las estanterías fueron: un Luis Feito, titulado 256 B por 30.000 euros de la galería Mayoral, un Baltasar Lobo, Mére et enfant, de la galería Leandro Navarro, que alcanzó un precio de 330.000 euros, un Marcel Dzama, La revolution será femenine, por 44.610 euros o desde Leon Tovar, la pieza Escritura Verde Superior de Jesús Rafael Soto que ha sido vendida por más de 800.000 euros.

'Brutalismo (MADRID)', 2019. Maerlon de Azambuja. Foto: Alex Leto.

‘Brutalismo (MADRID)’, 2019. Maerlon de Azambuja. Foto: Alex Leto.

Entrando ya más profundamente en cifras, la fundación ARCO se gastó unos 175.000€, sufragado por fondos de la cena de la fundación celebrada en la Real Casa de Correos el pasado 26 de febrero con motivo de los Premios A al coleccionismo. Los 7 artistas elegidos para formar parte de esta exclusiva lista que estará alojada en el CA2M (Centro de Arte Dos de Mayo) fueron Marion Verboom, Santiago de Paoli, Henrik Olesen, Rodrigo Hernández, Tania Pérez Córdoba, Lia Perjovschi y Daniel Ortiz. En el campo más institucional podemos añadir que, como cada año, el Museo Nacional de Arte Reina Sofía ha obtenido un total de 19 obras por un valor de 224.480€ de los artistas Maja Bajevic, Néstor Basterretxea, Andrea Büttner, June Crespo, Alejandro Garrido, Lugán, Rosalind Nashashibi, Marwan Rechmaoui y Azucena Vieites. Desde el otro lado del mundo, el CAAC MALI (Museo de Arte de Lima) no ha querido aprovechar la oportunidad para adquirir talento patrio optando por obra de la artista peruana Claudia Martínez Garay.

'BIG PROP II', 2014. Antony Gormley. Foto: Alex Leto.

‘BIG PROP II’, 2014. Antony Gormley. Foto: Alex Leto.

Como todos los años siempre hay una obra más cara y una más barata, este año se han llevado dicho título la obra: Personnage et oiseau, 27 juillet (1963), de Joan Miró, con un precio de 4 millones de euros de la galería francesa Lelong, seguido de otro clásico donde los haya; Au milieu (1942), de Wassily Kandinsky, perteneciente a la galería Leandro Navarro y que costó 1,8 millones de euros. En el otro lado de la moneda encontramos la obra fotográfica Everything about the contemporary is panda (2017) del artista Michal Martychowiec, que vendió Rodríguez Gallery por 700€.

'Pourquoi?', 2018. Sara Favriau. Foto: Alex Leto.

‘Pourquoi?’, 2018. Sara Favriau. Foto: Alex Leto.

Como bonus track a estos datos tan positivos, hay que añadir que esta edición ha sido la que más presencia femenina ha tenido de la historia, tal y como ya adelantábamos en un artículo anterior El 30% del total de expuestos son mujeres (333 de 1.116) y el 70% hombres (783 artistas masculinos). Es decirtres de cada diez creadores exhibidos son mujeres. Y comparando estas cifras con datos de años posteriores, llegamos a la conclusión de que este año es en el que más presencia femenina ha habido en ARCOmadrid, según datos de la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales – MAV).

Según este colectivo de profesionales del sector, 2010 ha sido el año con más participación femenina, llegando a alcanzar un 29% del total de participantes. En los últimos años se ha mantenido constante (desde 2015 a 2018) entre un 23-25%. A pesar de lo positivo y esperanzador que son estos datos, no hay que olvidar que el 70% sigue siendo de presencia masculina, y aunque pueda resultar una situación de lo más ilusionante no deja de ser patente el increíble poder heteropatriarcal que maneja los hilos del circuito artístico mundial.

'Ninot', 2018. Santiago Sierra en colaboración con Eugenio Merino, Foto: Alex Leto.

‘Ninot’, 2018. Santiago Sierra en colaboración con Eugenio Merino, Foto: Alex Leto.

Lo que nos deja claro esta nueva edición es que poco a poco las cosas van cambiando, evolucionan, pero a un ritmo que roza la desesperación, casi una irrisoria tomadura de pelo para salvar las apariencias y quedar relativamente bien de cara al mundo. Y es que, hasta la obra más polémica de esta edición, Ninot de Santiago Sierra en colaboración con Eugenio Merino, lo deja patente con un rebufo machirulo. ¿Por qué una estatua del rey y no de la reina? Queda mucho por hacer y ya solo nos queda cruzar los dedos para que en la próxima edición el 30% se transforme en un 50%, pues las esperanzas ahora pasan a estar en manos de una mujer, la nueva directora de ARCO Maribel López.

Untitled, 2018. Aldo Chaparro. Foto: Alex Leto.

Untitled, 2018. Aldo Chaparro. Foto: Alex Leto.

Un año donde pudimos deleitarnos con obras de grandes artistas de la talla de Tony Cragg y Aldo Chaparro y sus brillantes esculturas, Sara Favriau, Alicja Kwade, Ugo Rondinone, Lucía C. Pino, Antony Gormley, o Andrés Pereira Paz con sus inquietantes monstruitos. También destacar a Marlon de Azambuja, con su versión peculiar de la ciudad de Madrid, y las ya tradicionales obras con fluorescentes como las de José Carlos Martinat o Glenn Ligon; así como la ineludible presencia de las performances, donde Andrea Galvani, con Intruments for inquiring into the wind and the shaking earth (2019) se llevó la palma de oro.

'Intruments for inquiring into the wind and the shaking earth', 2019. Andrea Galvani. Foto: Alex Leto.

‘Intruments for inquiring into the wind and the shaking earth’, 2019. Andrea Galvani. Foto: Alex Leto.

'Mutilada', 2018. José Carlos Martinat. Foto: Alex Leto.

‘Mutilada’, 2018. José Carlos Martinat. Foto: Alex Leto.

Como broche final, y como una pildorita para ir abriendo boca el año que viene, López anunció que ARCO Madrid 2020 estará dedicado a un tema bautizado como: It’s Just a Matter of Time, así que ya es solo cuestión de tiempo que volvamos a pegarnos una autentica sobredosis de arte contemporáneo en vena y descubramos que nos deparará el 2020. ¿Llegaremos al 50/50?

'Hemmungsloser widerstand', 2018. Alicja Kwade. Foto: Alex Leto.

‘Hemmungsloser widerstand’, 2018. Alicja Kwade. Foto: Alex Leto.

Canary Bisnes

Arco 9G17 Leyendecker, Alberto Borea y Kennedy Yanko.

Arco 9G17 Leyendecker, Alberto Borea y Kennedy Yanko.

Dentro de las innumerables galerías que se asientan en las instalaciones de ARCO, hay que resaltar la presencia de una procedente de las Islas Canarias: la tinerfeña Leyendecker. Fundada a finales de los 70 por Ángel Luis de la Cruz y Lele H. Colomer, año tras año consiguen ser la única presencia isleña en dicha feria. Con su propuesta basada en artistas rompedores y atrevidos de renombre, como Alberto Borea, Darío Escobar, Richard Mosse, Francisco Rodríguez y Kennedy Yanko; consolidan su presencia y nivel como referentes de la macaronesia. Según nos cuenta Ángel Luís “esta edición ha sido todo un éxito, el mejor año sin lugar a dudas” sumándose al sentimiento generalizado de la edición.

'Tirant lo blanc', 2017. Francisco Rodríguez, LEYENDECKER.

‘Tirant lo blanc’, 2017. Francisco Rodríguez, LEYENDECKER.

ARCO - Galería Leyendecker

ARCO – Galería Leyendecker

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*