Cayetana Cuyás: “¡Más canaria que yo, ninguna!”

Canariona de pro y artista emergente, en la Galería Manuel Ojeda de las Palmas de Gran Canaria, Cayetana Cuyás es un ser hiperactivo. Siempre va con su libreta y colores, e incluso cuando queda con amigos, cuando se aburre, se abstrae y comienza sus composiciones tan coloridas y ordenadas. Coincidí con ella con razón de Urvanity, en la Semana del Arte de Madrid. En el patio del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, entre los ruidos propios del montaje de una feria, estuvimos hablando más de una hora.

Cayetana Cuyás: “¡Más canaria que yo, ninguna!”

Cayetana Cuyás en el stand de la Galería Manuel Ojeda en Urvanity-Art 2020. Foto: Victor Jorge.

Estudió Cine y Bellas Artes, carrera que terminó en 2005, y le gusta tanto el cine danés que se fue para Dinamarca a unas prácticas de tres años en la productora de Lars von Trier, Zentropa, y estuvo cinco años y medio allí. Ella en ese entonces dibujaba, pero estaba más centrada en el cine. “Fue cuando volví de Dinamarca que me quise centrar más en la pintura. Cuando llegué a Las Palmas de nuevo busqué galerías y la que más me gustó fue Manuel Ojeda”, explica Cayetana. Pero los principios nunca son fáciles. Cuenta la artista que estuvo cinco años detrás de él: “Me dijo que fuera a verle, le enseñé varias obras, pero no acaba de verlo, y me dijo que le fuera mandado lo que fuera haciendo”. Y así fue. Estuvo cinco años enseñándole su trabajo hasta que hizo una pieza clave y le dijo que le fuera a ver de nuevo. A partir de ahí trabajan juntos. Cuyás es una artista constante y disciplinada: “Yo soy muy pesada y cuando algo me gusta me digo: ‘Me da igual, lo voy a conseguir’”.

Cayetana Cuyás: “¡Más canaria que yo, ninguna!”

Obra de Cayetana Cuyás. Foto: Victor Jorge.

Al principio estaba muy alejada del proyecto, así que empecé a mirar el proyecto desde fuera. Y en la pintura también, veía como planos de la ciudad, y empecé a pintarlos”

La pintura de Cayetana envuelve todo lo que ha trabajado, “y ahora es cuando todo se ha juntado”. La pintura siempre ha ido de la mano con el cine en la obra de Cayetana. Por eso su progreso en la pintura lo liga a otro proyecto cinematográfico suyo: “Al principio estaba muy alejada del proyecto, así que empecé a mirar el proyecto desde fuera. Y en la pintura también, veía como planos de la ciudad, y empecé a pintarlos”. Cuando en The prad on the moon, la película que está realizando, empezó a acercarse a la gente, bajó en la pintura y empezó a ver también los edificios: “No solo desde arriba, sino también de los lados. Yo lo llamo vista de pájaro, porque veía los edificios desde arriba, desde abajo… Un poco locura”. Y cuando empezó a grabar las entrevistas empezó en la pintura a entrar en las casas. “En la pintura estoy ahora entrando a las casas y empezando a hacer personajes. Y lo que quiero es seguir porque el final sería llegar hasta los órganos”, nos narra. Lo ve como un recorrido hacia adentro, aunque no ha llegado aún a las figuras humanas. Mucho blanco, mucho color y mucha composición son las señas de identidad de Cayetana Cuyas.

Cayetana Cuyás: “¡Más canaria que yo, ninguna!”

Su obra también tiene un punto de diseño, algo fundamental para ella. “The prad on the moon trata sobre mi tío, que era diseñador de moda, y también voy engullendo muchas cosas de allí”, cuenta. Y es que su familia siempre ha estado sumergido en el mundo artístico, desde su bisabuelo, que era fotógrafo y pintor, hasta el fundador del Teatro Cuyás, Salvador Cuyás. “Cuando voy a casa de alguien, quien sea, lo primero que hago es preguntarle por los libros de arte que tiene. No puedo evitarlo”, confiesa.

Y un arte que no sale en los libros, de momento, es el expuesto en las ferias. Por un lado ARCOmadrid, evento que para Cuyás es demasiado: “Al igual que no me gustan los festivales de música, no me gustan las ferias tan grandes. En ARCO hay mucha morralla y hay 3 o 4 personas interesantes”. Narra que el año pasado asistió la galería de uno de sus referentes, el pintor uruguayo Joaquín Torres García. “Me volví loca. Estuve casi una hora hablando con ellos y preguntándoles de todo. Al final hasta me regalaron el libro”, cuenta Cayetana. Quitando esta galería, no vio nada… “diferente”. “ARCO creo que está bien, pero se está estandarizando. No es el ARCO de antes que era todo como muy nuevo”, explica. Y en esta estandarización culpa, en parte, a las redes sociales.

Se da mucha más importancia a la imagen. Hay mucha gente pintando porque quede bonito, no pintando como un medio de expresión de lo que necesites exteriorizar”

Habla, a raíz de las redes sociales, de una corriente artística muy marcada por la geometría, y al preguntarle por la parte conceptual de la producción artística actual, es rotunda: “Sí, se ha perdido parte del concepto. Se da mucha más importancia a la imagen. Hay mucha gente pintando porque quede bonito, no pintando como un medio de expresión de lo que necesites exteriorizar”. Ella pinta desde dentro, dice, y si se parece a alguna pieza de alguien no le termina de gustar.

Cayetana Cuyás: “¡Más canaria que yo, ninguna!”

Obra de Cayetana Cuyás. Foto: Victor Jorge.

En las ferias que rodean a ARCO, como Urvanity, JustMad, ArtMadrid, etc.; Cuyás encuentra una diferencia con respecto a la decana: “Creo que están enseñando cosas más interesantes que ARCO. Al final ARCO se deja para los artistas consagrados, los que ya se conocen”. Para ella, los artistas que no tienen tanto nombre, o tantos recursos, han de ser más creativos para darse a conocer, y esa creatividad es la diferencia. “Ese trabajo acaba siendo más interesante por el proceso que tienes que sufrir para llegar hasta ahí”, añade. A Urvanity han llegado porque le han puesto mucho empeño, y también porque CanariasCrea y el Ayuntamiento les ha ayudado. “Y es importante que promocionen la cultura canaria. ¡Y más canaria que yo, ninguna!”, dice la artista.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Cuentos Tiernos dice:

    Preciosos los cuadros de Cayetana. Sonará genérico, pero cuando los miró, no puedo evitar acordarme de Picasso y sus obras dentro del cubismo. Ella tiene una manera única de usar el color y las formas para crear mundos maravillosos, ojalá pudiera visitar esta galería en persona, pero desde este lado del charco es difícil. ¿Sería posible que un día visitara Latinoamérica con una exposición?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*