En el ojo del huracán

Hace más de un siglo Edward Hopper predijo esta calma intranquila, este estar en tu hogar y sentirte vulnerable. No todos los castillos son de piedra y la única muralla que nos queda es ser más humanos que nunca.

Hopper nació en Nueva York en 1882 e idolatraba a Manet, Courbet, Degas e incluso a Goya.  Pero a pesar esa influencia nostálgica de Europa, en su país, Estados Unidos, no veía los mismos paisajes. Es por ello que su obra muestra la cotidianidad, pero inmersa en silencio. Muestra el desierto llevado al asfalto, sin prácticamente más de una figura humana y, en el caso de haberlas, intuimos lo imposible que es comunicarse entre ellas.

En el ojo del huracán

El sol de la mañana. Óleo sobre lienzo (1952). Edward Hopper.

Su antinarración nunca antes fue tan comprendida. Su obra es sin idealismo, una cruda realidad que comulgaba con sí mismo y, a su vez, con su visión personal del mundo. Pero aun así, no encontramos una iconografía clarificadora en su obra siendo el reflejo del estado del subconsciente.

El uso que le daba a luz y la sombra se asemeja a los enigmáticos ambientes de cine noir. Pero sus escenarios no nos invitan a descubrir una respuesta. Simplemente a observar una realidad que pensábamos inexistente. Hasta ahora.

En Habitación de hotel observamos a una mujer sentada en una habitación con el rostro oscurecido. Sus maletas, aun sin deshacer, nos hacen identificar una apatía generalizada al igual que su postura que, lejos de ser reposada, es de desconsuelo.

En el ojo del huracán

Habitación de hotel. Óleo sobre tela. (1931). Edward Hopper.

Todas las personas somos conscientes de que el equipo sanitario, entre otros sectores, al estar sobre expuestas y expuestos no quieren regresar a sus hogares para no contagiar a sus seres cercanos. Es por ello que deciden buscar habitaciones de hotel, habilitan salas de descanso en los mismos hospitales o se apartan a otras habitaciones de su casa para tener el menos contacto. Desde la página web ahoratecuidoyo.com puedes ofrecer tu segunda residencia o alquiler vacacional, entre otras aportaciones, para mejorar las condiciones del equipo sanitario. A su vez, si perteneces a estos sectores también puedes demandar otras peticiones y el equipo hará todo lo posible para cumplirlas.

En Sol de mañana observamos a una mujer dejando que el sol entre por la ventana y le llene de luz. A su vez mira melancólica al exterior, como si estuviera atrapada pero sin indicios de querer escapar

¿Les suena, verdad? Todas estamos igualmente confinadas y no podemos olvidarnos de lo importante que es la estrella radiante para todo ser vivo. Es bueno que hagan un poco de “fotosíntesis” al día, siempre y cuando esté dentro del deber moral (y legal) que ya conocemos en profundidad. Siempre sale el sol, el mundo no se ha parado, asique asómense un poquito por la ventana y déjense deslumbrar unos minutos al día. No se tienen que dejar mustiar, somos responsables de nosotras y nosotros mismos.

En el ojo del huracán

Chop Suey. Óleo sobre lienzo (1929). Edward Hopper.

En Chop Suey observamos a dos mujeres con el más puro estilo años 20 conversando mientras toman un té. Sin lugar a dudas es una de las obras más “optimistas” de este autor, en la que muestra una situación cotidiana, aunque no en este momento.

El uso de las redes sociales nos acerca a nuestros seres queridos y raro es el caso en el que una persona estos días no haya realizado una video llamada. Pero en este caso recomendamos el uso de las dotes comunicativas para otra labor de importancia mayor. La cirujana Cristina Marín, del Hospital la Princesa de Madrid, ha lanzado una iniciativa para animar a las personas en cuarentena. Se trata del envío de cartas por email a distintos hospitales con el objetivo de reconfortar a los pacientes. Son de carácter anónimo y buscan aliviar la sensación de soledad de los afectados. Los médicos en su visita diaria dejarán estos escritos para que pueden ayudar a mejorar los distintos estados de ánimo que esta sobrellevando y a su vez intentar que no se de estrés postraumático. Existen distintos hospitales que se están sumando a esta idea y a su vez comparten dichas cartas para que sean recibidas por distintos pacientes. Uno de los correos que podéis utilizar es cartas.venceremos.covid19@gmail.com.

En el ojo del huracán

Dos en las gradas. Óleo sobre lienzo (1927). Edward Hopper.

No podemos olvidarnos de Dos en las gradas en la que Hopper nos muestra un teatro vacío a excepción de tres personas. Es fácil identificarnos con esta imagen en el salón de nuestras casas estos días, donde el consumo televisivo se ha hecho protagonista. Aun así, seguimos siendo espectadores y podemos (y debemos) ser todo lo selectivo que queramos. Como amantes del arte recomendamos la plataforma www.arte.tv/es en la que encontrareis todo tipo de documentales y mini cápsulas en relación con la cultura. Que no tenemos que salir de nuestras casas con 4 carreras y 7 idiomas, pero somos lo que consumimos. No se coman todo lo que tenga la despensa de Netflix.

Como pueden ver Hopper avecinaba esta tormenta y, aunque no sea alentador, nos encontramos en el ojo del huracán. No avistamos tierra firme, ni encontramos la estrella polar. Pero todo esto acabará y nos repondremos. Daremos los besos y abrazos que debemos, tendremos todas las conversaciones pendientes, iremos a la playa y al monte a dejarnos llenar de naturaleza y la fiesta que vamos liar va a ser legendaria.

Pero hoy toca tranquilidad.

Estar parados también es no retroceder, y anda que no nos viene bien coger aire en la carrera de la rutina. La productividad es un concepto de la economía industrial para medir el resultado de las máquinas. ¿Tú eres una máquina? No tengas miedo a estar contigo mismo, te vas a tener siempre. Compréndete, reflexiónate y mímate para salir reforzado. Nos pagan por nuestro tiempo y ahora que lo tenemos, no le damos valor. Así que, por favor, como hacíamos de niños, por mí, por ti y por todos mis amiguitos, quédate en casa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*