El recuerdo de la hechicera surrealista

Remedios Varo fue una pintora, escritora y artista gráfica de origen español, concretamente de Girona, nacida en el año 1908. 

Es una de las primeras mujeres que estudian en la Academia de San Fernando de Madrid. Su incorporación fue en el año 1924, con tan solo 16 años. Esto no sería un impedimento para su desarrollo artístico y decide adoptar un estilo surrealista pero con total personalidad. Tal es así que, en 1932, se une a LogicofobistaSe trataba de un grupo de artistas vanguardistas de distintas disciplinas que tenían como pilar el espiritualismo y el surrealismo. Entre las personas que pertenecían a este colectivo también podemos destacar a  Maruja Mallo o Manuel Viola, entre otras. 

El recuerdo de la hechicera surrealista

Remedios Varo

Buscaban ser visibilizadas y visibilizados como surrealistas de nueva generación, revindicando que existían artistas de valor más allá de Salvador Dalí, Oscar Domínguez o Joan Miró. La primera y única exposición que realizaron fue en el mes de mayo de 1936 en Barcelona, con intención de que fuera itinerante. Pero con el comienzo de la Guerra Civil en España este mismo año el proyecto y colectivo tuvo que llegar a su fin. 

Remedios fue una ferviente republicana y mostraría apoyo a la causa. Sería durante este periodo cuando conocería a Benjamin Peret, un poeta surrealista perteneciente al POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista). Ambos serian pareja sentimental y huirían de la guerra camino a Francia.  

Allí frecuentaría el café Les Deux Magots, lugar de reunión para amantes de la cultura en París. A su vez se relacionaría con Leonora Carrington, Dora Maar, André Bretón y Max Ernst, entre otras personas celebres del sector artístico. 

Pero con la  invasión del nazismo en 1941 todo cambiaría. Sería encarcelada y, tras su puesta en libertad, se trasladaría a Marsella hasta conseguir ayuda para poder llegar hasta Marruecos y al poco tiempo a su destino final: México. 

En un principio no pudo vivir de su obra pictórica pero sus habilidades le brindaron trabajos interesantes como diseño de escenarios, vestuario teatral y publicidad. Una de sus colaboraciones más destacadas sería el vestuario del ballet Aleko donde colaboraría con el artista Mac Chagall. 

Otro de los encargos más curiosos y enriquecedores de su vida fueron las campañas publicitarias para la Casa Bayer. Para ello se dirigió junto con un equipo de investigación a Venezuela. Allí pudo estudiar a los mosquitos y conocer de primera mano los peligros de la malaria. Una muestra de este encargo es su obra Amibiasis realizada en 1947 en la que muestra unos horripilantes protozoos que atacan a la comida lavada con agua no potable.

El recuerdo de la hechicera surrealista

Ambiasis – Remedios Varo

Otra obra destacable de esta expedición es Exploración por las fuentes del río Orinoco, realizada en 1959.Se puede observar un óleo que tiene como protagonista a una persona con una vida centrada en travesías y aventuras, como la propia artista. Al igual que Varo busca fervientemente su objetivo, pero en este caso no es un mosquito, sino el elixir de la vida eterna. 

En el año 1949 terminaría su estancia en Venezuela y volvería México para continuar con su vida. Allí conocería y se casaría con el político Walter Gruen y permanecerían juntos hasta el final de sus días. Él fue un gran apoyo tanto de ella como de su obra y le alentó a que se dedicara a su gran amor: la pintura.

El recuerdo de la hechicera surrealista

Exploración por las fuentes del río Orinoco – Remedios Varo

Sería en este periodo donde su obra y reconocimiento como artistas alcanzarían una mayor notoriedad. En 1955 daría lugar su primera exposición individual, lo que le ayudaría a conseguir el primer lugar en el Salón de la Plástica Femenina en las Galerías Excélsior. 

Los años siguientes conforman una temática centrada en el mundo onírico y la dualidad. Es por ello que sus creaciones nos enseñan ensoñaciones entre lo científico y lo mítico, lo sagrado y lo profano, y con un total protagonismo a la mujer como personaje principal en todas sus obras. 

A su vez, destaca la influencia que tiene sobre ella el psicoanálisis, la alquimia y el esoterismo, siendo conceptos claves para comprender su obra.

El recuerdo de la hechicera surrealista

Hacia la torre – Remedios Varo

Un ejemplo del autoconocimiento e introspección es el tríptico realizado en 1960 compuesto por Hacia la torreBordando el manto y La huida. Estas tres obras representan el avance de su infancia en un colegio católico. En esta escuela no solo se formaría religiosamente, sino también en la preparación para ser una buena esposa. Por ello, si observamos el cuadro central, vemos a unas jóvenes cosiendo, las cuales se acompañan entre ellas pero muestran una absoluta soledad. Es un reflejo de la retrograda educación española, que fomentaba la no independencia de las mujeres. No obstante, la tercera obra de este tríptico se revela la huida de Remedios de la escuela para poder empezar a hacer lo que de verdad quería: ser artista. 

El recuerdo de la hechicera surrealista

Bordando el cielo terrestre – Remedios Varo

Podemos conocer su faceta más mística gracias a cuadros como La creación de las Aves, realizado en 1957. En esta obra observamos una ser antropomorfa parecida a una lechuza, símbolo de la sabiduría. Su actitud demuestra una relación de la ciencia con el arte, lo cual se puede observar en sus pájaros dibujados que cobran vida gracias a la luz de la Luna proyectada por una lupa. A su vez, su corazón con forma de violín está conectado a la pluma que le permite realizar sus creaciones. Es un ejemplo de la mujer maga, la cual está ligada al inconsciente de manera intrínseca. 

El recuerdo de la hechicera surrealista

La creación de las aves – Remedios Varo

A estas obras hay que sumarle un gran número más, pero es necesario destacar la última de ellas: Naturaleza muerta resucitando, de 1963. Es una muestra de las poderosas alegorías de esta autora sobre la creación y la muerte. Observamos la vitalidad de estos elementos cotidianos como si se tratase de una galaxia que se dirige hacia la explosión en torno a una luz.

El recuerdo de la hechicera surrealista

Naturaleza muerta resucitando – Remedios Varo

El mismo año de esta creación Remedios Varo fallece repentinamente debido a un infarto de miocardio. Sería en México, el cual no solo se convirtió en su hogar en vida sino también el país que sigue visibilizando su legado con total admiración. 

En palabras de André Bretón: “El surrealismo reclama toda la obra de una hechicera que se fue demasiado pronto”. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*