Todos nos odiamos: Sueños de purpurina

Era la mejor de las épocas. Los sueños de purpurina. Algunas cosas están tan lejos a veces y el siguiente día las tienes en tus brazos. Tenía tan pocas expectativas de soñarlos y al final dormí en ellos. Era feliz. Lo más auténtico y veraz que se puede tener. Y tal como viene de imprevisto se va sin avisar. Desperté. Me despertaron. Faltaron tantas cosas y quedaron tantas ganas. Y lo peor en esta vida es quedarse con ganas. Duele tanto. Ojalá alguien me lo hubiera dicho. Ojalá supiéramos cuando nos van a echar o la fecha de caducidad de las cosas. La cagué, acerté también y al final acabé roto. Desperté de los sueños de purpurina. Vinieron como un accidente, sufrí para entrar y disfruté de ellos. No perdáis las putas oportunidades, porque la mayor parte de la vida vais a estar jodidos y si no fuera por estas cosas acabaríamos en el portal de nuestra casa blanca de dos pisos, con una frondosa barba y con una escopeta en la boca. Gracias, Hemingway.

No creo en el “para siempre”, pero sí en las cosas duraderas. Hay que cuidarlas, mimarlas y a veces ni eso es suficiente. La vida te puede bajar los pantalones y entrar por detrás, sin lubricante ni nada y sin avisar. Follando y golpeando, como dice un sabio ficticio. A veces, las cosas ni siquiera acaban por una razón lógica, puede ser una idea incrustada totalmente equivocada, un malentendido o circunstancias en las que no podemos influir. Pero aun así nos jodemos, sufrimos y echamos de menos todo por lo que invertimos nuestro tiempo. Lo echamos mucho de menos. Y nunca nos arrepentimos, porque fue feliz, fue bonito y fue perfecto en su imperfección. Así son los sueños de purpurina: divertidos, locos, incomprensibles y exactamente lo que queremos.

Seguimos soñando, una y otra vez, hasta que nos damos cuenta de que estamos despiertos desde hace tiempo. Hay que levantarse, intentarlo o rendirse, pero no divagar. Intentarlo con dignidad o rendirse con honor. Sabemos que no nos  van a esperar toda la vida. Nada viene solo y el surco de la oportunidad de dormirse de nuevo cada vez se hace más estrecho. Retírate de la cueva o entra de lleno en ella. Puedes asfixiarte o puedes empezar a subir y ver la salida ¿Quieres ser el canario en la jaula o el jefe de la expedición? Tú eliges: o vuelves a los sueños de purpurina, lo intentas mejor, más fuerte y con más cabeza o te retiras de ellos. No mueras en el intento. No dejes que la lluvia de mierda que cae sobre nosotros constantemente te ahogue. Aprende a soportar el olor, los tropezones y el sabor o busca refugio. Es una metáfora asquerosa, pero también es acertada. La vida es así y cuanto antes lo aceptes y dejes de ser una jodida nena mejor.La vida te matará… es duro, pero tiene sentido”  decía el mismo sabio que cité antes. “No se trata de ganar o perder, si no de como juegas”.

 Hay un párrafo al final  de la maginifica obra de Scott Fitzgerald,  El Gran Gatsby, que resume los sueños de purpurina a la perfección:

“Gatsby creía en la luz verde, el futuro orgiástico que año tras año retrocede ante nosotros. Se nos escapa ahora, pero no importa, mañana correremos más, alargaremos más los brazos y llegarán más lejos… Y una buena mañana… Así seguimos, golpeándonos, barcas contracorriente, devueltos sin cesar al pasado.“

 

 


Seguid remando.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *