Doris Martínez

Creía saber ante quién estaba por el trabajo de documentación previo, pero en el momento en el que nos sentamos comienza su embrujo. Sabía que Doris Martínez una excelente comunicadora, ha trabajado toda su vida en ello: radio, prensa, televisión, gabinetes de prensa, asesoría de comunicación, tiene tres libros publicados, dos dedicados a artistas madrileños y a su obra y uno de relatos cortos La verdad que te desCuento; lo que no sabía es que ante sus hechizos, las palabras, no tenía escapatoria.
El próximo mes de abril publica su primera novela, editada por Oristan, No te mentiré. Es una historia de amor y desamor, o como ella dice “amor en el limbo”. Empecemos por el principio:

Doris: Siempre, desde que era una niña, me ha encantado leer y escribir. En mi pueblo me llamaban la ‘comelibros’. Ya de adolescente escribía diarios y poesía, y en esa etapa ya sabía que quería ser escritora.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

En el instituto mi profesor de literatura me recomendó que estudiase periodismo como un buen paso hacia llegar a ser escritora. Incluso colaboraba en la revista del instituto, La pared casi blanca, en la que escribí uno de los primeros artículos, con 16 años, sobre la eutanasia activa y la eutanasia pasiva. Algo arriesgadísimo en los años 80.

Victor: Tienes publicados dos libros de arte. ¿Dónde y cuándo se cruza en tu vida el arte?

D: Me viene de cuando yo vivía en Madrid. Había una revista para la que yo colaboraba, que se llamba Formas Plásticas: iba a las exposiciones, hablaba con los artistas y sacaba artículos sobre la obra. De esta vinculación saqué dos libros de arte de dos pintores de Madrid, hablando de ellos y de su obra.
Incluso el director, Jose Manuel Rodríguez (que siempreconfió en mí), me ofreció dirigir la revista Formas Plásticas. Yo tenía 23 años, ya estaba en A Coruña y le dije que no.

V: ¿Cómo pasas de tener la escritura como un afán a La verdad que te desCuento?

D: Yo siempre he escrito relatos cortos. La verdad que te desCuento lo quise hacer poco después de la muerte de mi padre. Él no pudo verme como escritora y lo lamenté muchísimo. No quería que me pasase lo mismo con mi madre, por eso el libro se lo dedico a mis padres. Para mí era importante porque ellos me hicieron lo que soy.

 

V: Hay bastante verdad, pero verdad vivida en tus historias.

D: Sí, hay mucha realidad. Mi forma de escribir se basa en la experiencia y en el conocimiento para escribir, y después a eso le añado parte de ficción. Por eso se llama La verdad que te desCuento, cojo la verdad y la cuento de otra manera. No dejan de ser hechos reales, a veces ajenos o a veces propios, pero ficcionados.

V: ¿Y en No te mentiré?

D: En la novela ocurre lo mismo. Necesito esa parte de honestidad, de transmitir mis ideas y pensamientos. Es una novela muy personal e intimista, hay mucho de lo que yo pienso. Cuando me preguntan digo que trata sobre el amor y el desamor, y no es del todo exacto. Es la historia de un amor que queda en el limbo. Amores que se quedan sin realizar porque las circunstancias no lo permiten, amores sin ruptura.

Estoy tan embobado escuchando lo que me dice que casi se me olvida preguntar. Bromeamos sobre ello y le digo que siga, que ella conduce muy bien. Me dice de una manera totalmente franca que la comunicación es lo mejor que sabe hacer.

V: Cuéntanos un poco más de ese “limbo”.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

D: La trama se basa en una relación a tres bandas. Una mujer se enamora de un hombre casado y viven un amor que no se puede llevar a cabo como relación de amor perfecta. Él tiene otra vida y no tiene espacio para ella, aun así Lucía le ama, y Álvaro en su manera también. Lo que pasa es que la forma de amar es distinta por las circunstancias de cada uno, se produce un choque emocional entre lo que se quiere y lo que se puede dar.

V: Lucía, Álvaro; ¿y el tercer pico del triángulo?

D: Lucía, periodista como parte de mí que es, le cuenta la historia entre ella y Álvaro a La Narradora, amiga de ella. Lucía ha escrito un diario durante todos esos meses de relación con Álvaro, fruto de la imposibilidad de vivirla con la plenitud que quisiera. Lo hace como una forma de no volverse loca, de canalizar toda esa emoción que no puede darle al hombre que ama. La Narradora cuenta la historia de Lucía y Álvaro desde fuera, con la ayuda que Lucía le presta en forma de diarios.
El pasado se mezcla con el presente. La narradora también se ve implicada en una historia de amor: se empieza a interesar por su amiga Lucía. Poco a poco va surgiendo un sentimiento de amor que va incrementándose. La trama se va complicando cuando la sombra Álvaro aparece, esta vez en el presente, cambiando todo de nuevo.

V: ¿No crees que las tecnologías y las nuevas comunicaciones están matando las historias de amor como esta?

D: No, de hecho la relación entre Álvaro y Lucía durante mucho tiempo es telefónica por la distancia. Mantienen una relación emocional, e incluso sexual, a través del teléfono. La cuestión no son las facilidades de las que se disponga, sino el proceso emocional interno que todos sentimos.

V: ¿Cuál es el ingrediente fundamental de un libro para que sea un éxito?  

D: Es lo que cuentas y cómo lo cuentas, la honestidad que tiene, no tiene que ver con el formato. Si hay una historia que vale, va a llegar a la gente. Aunque también es verdad que, gracias a las tecnologías y el marketing, llegan a la gente libros que son basura, todo se puede
vender hoy en día.
Decía Annie Ernaux, escritora francesa, que una novela siempre tiene que tener algo de uno mismo. Si hay honestidad propia en la historia creo que el lector lo capta, sobre todo cuando es una novela intimista.

V: ¿Tú no ves la literatura aquí en Canarias como el patito feo de las Artes?

D: Sí, pero es un patito feo en muchas partes de nuestro país. En Canarias se ha cuidado y se cuidan muy poco a nuestros grandísimos escritores, tanto desde las instituciones públicas y privadas. Existen entidades que luchan contra esto como el Círculo de Bellas Artes de Tenerife que está intentado elevar a cisne a la literatura.
Pero incluso los lectores cuidan muy poco a los escritores. Prefieren a veces leer a otros autores, no siguiendo sus trayectorias, y así no se conoce o se termina de conocer a un autor.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

Doris Martínez, foto por Victor Jorge. The Cultural.

V: ¿Pero lo ves como algo educacional o falta de comunicación eficaz, de que no llega?

D: Yo creo que es de educación, sin duda alguna. Si desde la infancia no nos educan a leer y a valorar la lectura como ese mundo que  enriquece nuestra mente, nuestra creatividad y nuestro idioma; se irá creciendo sin conocer la maravilla que significa la lectura.
No se le da la importancia que tienen, y la poca actividad en el campo de las letras empobrece las mentes. El lenguaje es la única herramienta que utilizamos desde casi el principio hasta el final de nuestros días.

Al preguntarle por plataformas como Verne o Playground, usándolas como ejemplo de la nueva forma de comunicar a través de videos con algunas palabras, se queda casi tan sorprendida como yo al saber que no las conocía. Le explico brevemente del formato entre risas.

V: ¿Qué opinión te merece formatos como estos al haberte dedicado a periodismo muchos años?

D: Yo soy de las que lee el periódico en papel, aún me mancho las manos de tinta. Con estos formatos nos empobrecemos, y vamos a dejar una generación más empobrecida; si empobrecemos nuestro lenguaje empobrecemos nuestro pensamiento. La palabra es una herramienta poderosísima, que utilizamos constantemente, y no le damos ningún valor.

V: A partir de abril con No te mentiré me enriqueceré muchísimo más. ¿Me sentiré también desgarrado?

D: ¡De lo que estoy segura es que lo leerás! La novela puede llegar a desgarrar, dependiendo de las vivencias personales. Hay gente que se identifica con libros como las 50 Sombras esas, y se sintió desgarrado con BASURA. Yo sé que habrá gente a la que le guste mi libro y habrá gente a la que no, lo que sí espero es que mucha gente lo lea.
Cada vez que me siento a escribir paso por un proceso emocional intensísimo. Es un desarrollo agotador, por eso espero que le llegue a la gente y que se perciba la honestidad y la emocionalidad que he depositado en él.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*