La última cena de Riccardo Tisci

El trono de una gran firma francesa de moda quedó vacío a comienzos de este año. Tras varios rumores se confirmó que el diseñador italiano Riccardo Tisci dejaba su puesto como director creativo de Givenchy. Mientras su calor corporal aún emanaba del asiento, la noticia atravesó los siete reinos de Poniente y nobles artistas ansiaban  hacerse con el trono de hierro hasta que oficialmente se anunció la nueva líder: Clare Waight. Tras dar a luz, nada más y ni nada menos, que a noventa y tres colecciones, Tisci ha sido una de las figuras más importantes de la última década; y aunque al escuchar su nombre muchos responderán con una mueca dubitativa, sus diseños no han dejado indiferentes a grandes rostros mediáticos que seguramente conoceréis.

Tisci nació en el seno de una humilde familia en Como (Italia) junto a sus ocho hermanas. Su padre falleció cuando este era muy pequeño, pero su sueño sigue siendo conocerlo. Riccardo se vió obligado a trabajar desde los doce años en trabajos poco cualificados, pero no tardaría en encontrar su auténtica vocación. Cuenta el diseñador que en los noventa si no tenías unas nike no molabas. Volvía loco a su madre diciéndole las zapatillas que compraría cuando tuviese el dinero ahorrado. Fue a los catorce cuando compró su primer par gracias al dinero que su madre había ahorrado durante meses. Años más tarde, cuando empezó a salir por las discotecas, se dio cuenta de que la gente más guay era la que las llevaba, entonces su deseo se volvió más urgente. Cuenta que esa época fue un hito a la hora de combinar la ropa deportiva y la moda. Con diecisiete años terminaría sus estudios en el Istituto d’Arte Applicata de Cantu, al norte de Italia, y ya diseñaría estampados para la marca Missoni. No tardó en marcharse de Italia para perseguir su sueño y consiguió estudiar becado en la prestigiosa academia londinense (Saint Martins) donde se graduó.

Riccardo Tisci, por Edward enninful. Tomada de su cuenta de instagram edward_enninful

Riccardo Tisci, por Edward enninful. Vía Instagram: @edward_enninful

Mientras estudiaba en St. Martins conoció a la modelo Mariacarla Boscono. Años más tarde esta amistad le cambiaría la vida, ya que ella le ayudaría a organizar el desfile que le catapultaró al éxito. Tras varios meses viviendo en la India y preparando su propia colección, la modelo comenzó a mover hilos junto a sus amigas para conseguir que Tisci debutara en la semana de la moda de Milán. Los vestidos los cosió su madre en la cocina de su casa, las modelos se maquillaron ellas mismas y un amigo hizo de dj. Por su parte, las amigas de Boscono invitaron a las editoras de Vogue mientras estaban en el backstage de otros desfiles. El resultado de ese día fue apoteósico. Nadie conocía al joven mesías que había salido de la nada y presentaba una colección de lo más sobresaliente.

En Vogue describen su obra como a medio camino entre lo apocalíptico, lo religioso, lo maldito y lo divino. Se ha establecido como un director más que capaz: bautizó a la casa de moda con una renovada identidad y supo devolver todas las miradas a la firma gracias a la provocación y la sensualidad. La modelo transexual Lea T, Madonna o Kanye West son algunas de las personas a las que ha vestido.  Durante estos doce años de estratega estético han tenido lugar varios momentos clave.

A continuación bebed de esta tinta en celebración del talento y la elegancia, nutridos de algunos de los momentos clave de su carrera que han tatuado su esencia en el imaginario colectivo.

En 2011 su campaña fue salvaje, con animales feroces como panteras o rotweilers que enseñaban los dientes. Sus imágenes vívidas fueron impresas en camisetas y sudaderas. Esto fue una clara influencia para su amigo Marcelo Burlon, quien bebe de esta idea para sus prendas mezclando estampados de la naturaleza con toques caleidoscópicos y pixelados.

Campaña Givenchy 2011

Campaña Givenchy 2011

Givenchy 2012

Givenchy 2012

2012 fue el año en el que apostó por los septum. Hombres y mujeres fueron decorados, esculpidos y modificados por este piercing. Supuso una piedra angular tanto en el lujoso mundo de la moda como en los jóvenes de todo occidente y sus fosas nasales.

Su alianza con Kim Kardashian (junto a todo el clan Kardashian) y Kanye West culminó en 2014, año en el que tuvo el privilegio de vestir a la pareja del momento para el día de su boda. Además el rapero norteamericano es un gran admirador de Tisci y le pidió que le confeccionara una falda de cuero para la gira del disco HAM en 2012.

Otro suceso que llama especialmente la atención es su colaboración con Nike para colaborar en varios modelos de zapatillas, como las míticas Air Force One, las Air Max 97 o las nuevas NikeLab Air Zoom Legend. Quién le diría cuando no podía permitirse comprarse un par de zapatillas que algún día la colosal empresa deportiva llamaría a la puerta de su casa para pedirle trabajar juntos.

Travi$ Scott, NikLab x Riccardo Tisci

Travi$ Scott, NikLab x Riccardo Tisci

Para acabar, merece la pena recordar la última gala de los Oscar. En ella Emma Stone recogió el premio a mejor actriz mientras lucía un vestido único que fue diseñado por Riccardo. Este atuendo fue realizado por un equipo de once personas durante 1.700 horas completamente a mano a partir de cuentas de encaje. No es casualidad que sea una atuendo tan brillante, ya que está inspirado directamente por la película La la land, la ciudad de las estrellas. Como dato histórico, se trata del último vestido del diseñador para Givenchy y el segundo en “ganar” un Oscar, ya que Audrey Hepburn (musa de la marca) fue la ganadora del primero.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *