El Regreso al Futuro de Georgs Avetisjans

Desde mi primer acercamiento a la fotografía del letón Georgs Avetisjans pensé que su imaginería podía entenderse como la metáfora de un comienzo, la posibilidad de volver a empezar, una repetición continua de una misma historia pero con diferentes caminos alternativos, como en “El Efecto Mariposa” (2004). En sus fotografías, la nostalgia aparece como un sentimiento universal con el que todos podemos sentirnos identificados. Busca las marcas del pasado en el presente, se encuentra y se reencuentra con la tradición, las raíces, su gente y su país. Parte de unos microcosmos en contextos cerrados pero con puertas abiertas a otra dimensión, aportando la verosimilitud de experimentar otra realidad. Mis primeras interpretaciones se confirmaron mientras investigaba sobre su trabajo y discurso, y después de recibir sus respuestas a una entrevista que le envié para poder ilustrar mi artículo con sus palabras, estoy aún más convencido en la sensación inicial de que Georgs consigue crear un bucle temporal lleno de añoranza.

Su lenguaje visual está lleno de capas entrelazadas, creando una narrativa expuesta al análisis desde diferentes ángulos. Uno de esos ángulos es la consciencia de los efectos de la globalización, la tecnología, la urbanización y la modernidad en las sociedades y los pueblos; y esto le conduce a querer reflejar los orígenes y la memoria para luchar contra el olvido de quienes somos. En sus propias palabras: “La Tierra ha sido siempre un importante elemento para la humanidad, como un lugar de origen… La modernidad y la urbanización indujo a un distanciamiento gradual de la tierra y la naturaleza durante muchos siglos, lo que no significa una pérdida de importancia, pero si contribuyó al desarrollo del deseo de representar la tierra en sí misma, tanto en la fotografía, el cine como la literatura”. Resulta clara su necesidad de no perder la conexión con la identidad, simbolizada muchas veces por la tierra, los espacios y su gente en sus imágenes.

 05 GA In The Airport08 GA In The Airport

Georgs considera que no tenemos que conocer la historia de su país para poder entender su trabajo, pero al mismo tiempo es evidente que quiere contárnosla. Usa aspectos históricos y geográficos en sus libros de fotos para poder involucrarnos de una forma más profunda. Nos contó para este artículo el pasado de Kaltene, donde pasó su niñez. Se trata de la que fue la segunda ciudad más prospera de Letonia, a sólo 100 kilómetros al noroeste de la capital de Letonia, Riga. Su enclave entre el bosque y el mar la convertía en un lugar privilegiado, pero después de la segunda guerra mundial se vio limitada por el control de la Unión Soviética, lo que impidió el desarrollo de su forma tradicional de vida: la pesca. Se cerraron las puertas y se requería de un pase individual muy difícil de conseguir para acceder a este pueblo. De sus palabras se desprende un choque emocional con estos acontecimientos. “Estos hechos históricos de las fronteras me inspiraron a usar una imagen de archivo de un permiso real como portada del libro “Notes and Memories”. La portada sirve como metáfora a un acceso a la calidez, y a veces, curiosas situaciones del pasado, en su mayoría sobre el periodo en el que Kaltene estaba controlada estrictamente”. En este proyecto documenta la memoria de las personas de Kaltene, su  pasado y su presente. De esta manera, otro tema universal con el que todos podemos relacionarnos emocionalmente entra en juego en su obra, la relación del pasado y el presente con el futuro. Su fotografía tiene el mismo discurso que una película de ciencia ficción, como si rodase el Regreso al Futuro de su país.

De todas las series de Georgs hay una en concreto que define perfectamente su ideología visual, se llama “In the Airport”. En ella podemos encontrar todos esos elementos que se repiten una y otra vez en sus trabajos. A simple vista son fotografías que hizo en 42 aeropuertos para reflejar la espera y los controles antes de viajar, pero detrás de esta singular propuesta que presenta como testimonio, amable e incluso simpático en la mayoría de los casos, se esconden todos los recursos estilísticos de su filosofía, como la relación temporal entre pasado, presente y futuro, el bucle temporal, la posibilidad de empezar una nueva vida, un microcosmos que simboliza una realidad mayor y global, y el envoltorio físico que es nuestro cuerpo y el espacio que ocupamos. Todos sus fetiches están presentes y los enfatiza con un tratamiento en blanco y negro que produce un efecto de déjà vu en el espectador. Todos podemos reconocernos en “In the Airport”.

 07 GA In The Airport06 GA In The Airport

Como canarios, hay una lectura de su obra que nos suena bastante familiar y es esa “vuelta al hogar”. Así nos lo cuenta: “Cuando estuve fuera durante mucho tiempo y regresé a mi ciudad natal, de repente lo vi de una forma diferente. Sentí nostalgia. Quería algo que representase eso para que la gente que está lejos se sienta nostálgica y se acuerde de su ciudad natal”. Su concepto de nostalgia creo que puede conectar con el de nuestros abuelos que emigraron a Sudamérica en busca de una vida mejor, con nuestros padres que expandieron sus lazos fuera de las islas, o nuestra generación más joven que trabaja fuera pero que al volver por vacaciones muestra su apego por nuestra tierra en sus cuentas de Instagram o Facebook.

Como otros fotógrafos que pintan, Georgs también se siente más libre con la pintura. Su perspectiva socio-documental de la fotografía le impide la manipulación de la imagen, prefiere atrapar lo auténtico y con significado. En sus palabras: “Es por eso que necesito pintar para mantener un equilibrio. Yo no diría que hay una relación entre mis pinturas y mi fotografía, pero creo que es posible encontrar algunas influencias de una en otra en términos de composición, y quizás sentimientos”. Su pintura refleja estados mentales sin restricciones, mientras su fotografía se inclina más por la caza, la investigación y encontrar estrategias y soluciones desde una perspectiva más realista y fiel a lo que ve. De hecho, cuando le preguntamos por las series que mejor definen su trabajo, se remite a “Homeland” y “In the Airport”, ambas con un carácter luminoso, desnudo y sin floritura.

 01 GA Homeland

Incluso con sus influencias, Georgs se muestra atado a la vida y a lo que pasa a su alrededor. Cualquier cosa que le despierte algún tipo de sentimiento es una posible inspiración para él. También nos cuenta: “Mi primera influencia fue un fotógrafo letón llamado Andrejs Grants, he encontrado muchas de sus fotografías originales impresas en blanco y negro en los cajones de nuestra familia, las que solía enviarnos antes de yo nacer. Me encanta volver a esos cajones con curiosidad, fascinación y emoción”. También admira a grandes como Robert Frank, Mary Ellen Mark, Diane Arbus, Martin Parr, Paul Graham, Jeff Wall, Alec Soth, y a cineastas como Wim Wenders y Jim Jarmusch.

Imagen de Fotografía

En sus planes de futuro está continuar el ya mencionado proyecto “Homeland”, que narra su historia autobiográfica, y empezar a trabajar en su siguiente publicación llamada “The Roots”. Será una colaboración con su hermana mayor Kristina que nació en Tbilisi y con la que comparte el fuerte lazo con su tierra y sus gentes. “Mi objetivo es explorar más allá de “Homeland” y conocer más sobre la historia de mi (difunto) padre, su historia y la identidad de su tierra Georgia, su conexión con Armenia y a la vez dirigir la atención del público a la genética humana, la inmigración y nuestra conexión con nuestras raíces”. Al conocer estos planes nos queda la sensación de que Georgs quiere seguir recorriendo nuevos caminos buscando su pasado, como si existiese un miedo inconsciente de que su historia quede en el olvido. Es una intención loable que esperamos que continúe con ese sello realista y lejos de tendencias, fiel a sí mismo.

02 GA Homeland

 

You may also like...

1 Response

  1. 17/04/2018

    […] Georgs Avetisjans. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*