Signo, ascendente, luna

Hace unos días, y aprovechando la presencia de Alina Ruiz Follini, Luciana Chieregati y Leticia Sckrycky (Proyecto Táctil) en el Laboratorio de Artes en Vivo de La Laguna, planteamos una charla abierta en Solar para compartir algunas ideas sobre los peligros que las inercias institucionales representan para los proyectos-contexto en torno a la cultura contemporánea. Vertimos puntos de vista sobre el cansancio, el agotamiento y las alternativas posibles a las que artistas y curadoras podemos aproximarnos para ni morir en el intento ni acabar siendo programadores. Las tres artistas y generadoras de contextos tienen experiencia en el abordaje de estrategias de resistencia periférica y subliminal ante la gran cuca blanca que, inexorablemente, se cierne sobre la creación y el pensamiento contemporáneos. Incluso en la mejor de las disposiciones, la administración pública representa un modelo de relación (entre seres vivos, documentos y espacios-contenedores) que conserva la herencia patriarcal y colonial de la que, con urgencia, necesitamos escapar y subvertir.

avant-gardes-p196

BetaLocal

¿Es posible un espacio de investigación en artes en vivo dependiente de la administración pública? Es una pregunta tan pertinente como: ¿Es posible seguir haciendo piezas/obras de arte? Mi respuesta es ; pero asumiendo un precio algo esquizoide. Y -posiblemente- un inicio y un fin, o una transformación continua frente a cualquier forma de fijación. En ese movimiento de intensificación de la vida que constituye la práctica escénica contemporánea (propiamente arte viva), un aire fresco nos llega de Suramérica a través de festivales como Arqueologías del futuro y de espacios de producción-investigación como Beta Local. Experiencias de intensificación crítica en su comunidad que pueden (porque son inteligentes) detenerse y transformase en un momento dado para reflexionar sobre sus derivas y sus márgenes (o para organizar un comedor social y una economía de urgencia para atender a las afectadas y afectados por un huracán, por ejemplo). Wer das Tiefste gedacht, liebt das Lebendigste (Quien piensa lo más profundo ama lo más vivo, Hölderling). Sin duda las lógicas de esta creación que nos interesa (no la de los centros de poder, no la de las herederas y replicantes de antiguos y modernos colonialismos tanto aquí en el norte europeo como en el sur americano) van de la mano del afecto en todas sus  dimensiones. Es verdad que en el camino que conduce a lo que queda por pensar, todo parte de la sensibilidad. De lo intensivo al pensamiento; siempre es por una intensidad que adviene el pensamiento. (Diferencia y repetición, Gilles Deleuze). ¿Es la administración pública responsable de la cultura sensible a sí misma? ¿Y a aquello en lo que y con quienes se ocupa? Evidentemente no. Existe, pues, una responsabilidad muy cercana al repliegue que nos invita a artistas y curadores (los que curan) a atender desde lo sensible (desde lo táctil) no sólo al signo y al ascendente, sino también a esa luna que marca nuestro carácter más física y orgánicamente vibrante, sensitivo, vinculante y generoso (generador). Políticas de la carne, del calor y de los fluidos…  Que el discurso emerja del roce. Que el cargo sucumba ante el hacerse cargo.

leal-lav-la-laguna-2018

LealLav

 

arqueologíasGracias infinitas a la generosidad anárquica de las y los artistas que asumen ese lugar en movimiento que permite el equilibrio frente a quienes no advierten lo que pasa fuera de ellos/as, frente a quienes minan lo común, frente a quienes no generan y a quienes desgastan, en su incapacidad, la vida. Y gracias a Josep María Esquirol por seguir iluminando el camino, el medio palmo, la vida humana.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*